A una familia neuquina le cerraron el embarque y quedó varada en Buenos Aires

Desde las 15 de ayer permanecen a la espera que Aerolíneas se haga cargo del error. Finalmente, tras hacerlo público y llamar al INADI, volarán hoy a las 18.

Una familia neuquina quedó varada por más de 24 horas en el aeropuerto Jorge Newbery de Buenos Aires porque al momento de embarcar sólo pudo pasar uno de sus integrantes, mientras que al resto les impidieron subir bajo el argumento que habían cerrado el sistema.

Tras tener repercusión su caso en la capital neuquina y la llamada ante el INADI, finalmente desde la aerolínea le aseguraron que tendrán el pasaje para los cuatro en el vuelo de las 18.

Te puede interesar...

“El problema es que nos quedamos varado desde ayer y mi marido es insulinodependiente, no se puede medicar porque no tenemos insulina. Además, mi hijo (11) tiene una discapacidad motora. No tenemos pasajes y esperamos que Aerolíneas tome alguna medida”, señaló Maisabe Coronado, quien junto a su marido y dos hijos hizo una escala en Buenos Aires antes de regresar a la capital neuquina tras un vuelo desde Córdoba.

La familia pasó la noche en la aerostación buscando respuesta en las ventanillas de la aerolínea como en las oficinas de Aeropuerto 2000 e incluso en el INADI.

“Estábamos en una puerta de embarque, cuando vemos que tenemos que mover a otra. Mi esposo va, le muestra a la chica de la Aerolínea el check-in, es autorizado a subir, porque es el último llamado, y cuando le dice que aguarde que llegara su esposa e hijos le dice que no se puede porque cerraron el sistema”, explicó Coronado.

Dijo que ella vio como le cerraban la puerta de ingreso en la cara mientras su marido y otras tres personas estaban en condiciones de embarcar.

“Mi marido no viajó, se quedó con nosotros. Fuimos a la sucursal de Aerolíneas Argentinas y nos dijeron que ellos no eran responsables de nuestra perdida de vuelo y no nos pueden dar otro pasaje para volver a Neuquén”, agregó.

El cuadro se agrava con el paso de las horas por la enfermedad de su esposo. “Se le acabó la medicación y no puede andar con la insulina fuera de la heladera. No comió anoche y hoy no desayunó y puede hacer picos hipoglucémicos. Sinceramente, menos mal que nos reconocieron los pasajes porque no lo podíamos pagar con tarjeta y sólo tenemos 500 pesos, si nos movemos no tenemos dónde ir”, agregó la mujer.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído