Aborto legal o clandestino

Los senadores y senadoras del país tienen que elegir hoy entre el aborto legal o el aborto clandestino.

Si hoy el Senado rechaza el proyecto que ya obtuvo media sanción en Diputados, no ganarán quienes hayan votado eso. No triunfarán los “celestes” porque no hay ninguna propuesta para terminar con la maternidad forzada y la clandestinidad del aborto que desde siempre nos impone el Estado.

Si hoy se rechaza el proyecto, la realidad de miles de mujeres seguirá igual y serán las clínicas las que ganarán miles de pesos por cada aborto que harán. Las socorristas nos seguirán acompañando y el sistema de salud nos dará la espalda, seguiremos abortando en nuestras casas mientras otras se mueren por una práctica insegura. No hay alternativas al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo porque lo que pretenden no es incorporar derechos, sino imponer una visión antidemocrática: mientras que el aborto clandestino condena a las mujeres, el aborto legal no obliga a nadie a abortar.

Pero pase lo que pase hoy, lo cierto es que los pañuelos verdes llegaron hace trece años para quedarse y eso ya lo ganamos. Sabemos que el aborto legal será ley más temprano que tarde. La senadora neuquina Lucila Crexell es una de las que todavía están a tiempo de cambiar esta realidad que nos golpea. Porque es en los pasillos de las clínicas privadas de Neuquén donde tenemos la suerte de estar cuando vivimos el aborto en primera persona, y es en las salas del Castro Rendón donde cientos quedan internadas, se les extirpa el útero o no salen vivas. Senadora, no nos siga obligando a esto. Hoy puede cambiar la historia, la realidad y el futuro de miles.

Lo cierto es que el aborto clandestino condena a las mujeres, mientras que el legal no obliga a nadie a abortar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído