Acusan a una voluntaria por la muerte de 105 niños

Dio servicios médicos en Uganda sin tener formación profesional.

Renee Bach es una estadounidense que hace años decidió convertirse en voluntaria para combatir la desnutrición en África. Para ello fundó en Jinja, una ciudad del este de Uganda la organización Serving His Children (SHC). Su acto de altruismo fue digno de elogio de la población local y los medios internacionales. Pero algo no estaba del todo bien. Ahora, un grupo defensor de mujeres de ese país africano demandó a la fundadora de SHC por operar esa organización como un centro médico sin tener licencia, y sin ser ella tampoco una doctora en medicina. La acusan de que su accionar provocó “la muerte de cientos de niños”.

Bach se defendió de las acusaciones al asegurar que su organización tenía más de un 96 por ciento de “tasa de éxito” en el tratamiento de niños desnutridos. “Se cometieron errores y se aprendieron lecciones, pero los errores y las lecciones de la vida nunca causaron daño a ninguna persona”, dijo la misionera, de 30 años, a NBC News, en un mensaje de correo electrónico. Según lo que admitió la propia Bach a la cadena de noticias estadounidense, 119 niños murieron entre 2010 y diciembre de 2018 en la fundación, pero ella no lo relaciona con el accionar de SHC. La mujer aseguró también que ella tenía un “entrenamiento médico laico” y un certificado de RCP, pero que no tenía un título de médica. “Nunca me puse en la posición de realizar tratamientos a los niños enfermos como una doctora. Pero con frecuencia me veía envuelta en esas situaciones, y no tenía opción “, dijo Bach.

Te puede interesar...

Acusan-a-una-voluntaria-por-la-muerte-de-105-niños-2.jpg

Sin embargo, testimonios de ex voluntarios de su organización y documentos obtenidos por el medio estadounidense, de 2009 a 2015, aseguran que ella sí se involucró en el cuidado de niños muy enfermos, algunos de los cuales murieron bajo el cuidado de SHC. Una de estas ex voluntarias alegó que Bach atrajo a madres y niños de hospitales del gobierno a su organización en Jinja. Esta es una ciudad de unas 72.000 personas a orillas del lago Victoria y no escapa a la realidad de Uganda: existen más de dos millones de niños menores de 5 años con retraso en el crecimiento y otros 300.000 muy delgados para su estatura. El 45% de las muertes infantiles están relacionadas con la desnutrición.

Una enfermera la vio muy de cerca

Jackie Kramlich, enfermera universitaria de Dakota del Norte, pensó en hacer una denuncia contra Renee Bach. Pero “la gente elogiaba el centro”. Y Bach recibía fondos regularmente de congregaciones religiosas estadounidenses y de donaciones para SHC, que está exenta de impuestos. “Parecía la Madre Teresa. Operaba tan abiertamente que creí que de algún modo debía estar bien”, señaló. David Gibbs, el abogado de Bach, dijo que su defendida “nunca se presentó a sí misma como médica o enfermera”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído