Adaptarse a los tiempos que se vienen

Francisco Carnese
Editor de la sección Política

A lo largo de su historia, el MPN demostró que se adapta a las coyunturas nacionales, más allá de cercanías o distanciamientos con circunstanciales gobiernos. La etapa poskirchnerista no será la excepción. Jorge Sapag mantuvo una política de alineamiento con las dos gestiones de Cristina Fernández, en un proceso donde no todas fueron rosas, como la votación en el Congreso de la 125 o la discusión por la nueva ley de hidrocarburos. Aquellos episodios dejaron alguna esquirla, pero finalmente Sapag y el partido provincial salieron airosos. En este nuevo contexto, y pese al apoyo explícito que el gobernador le dio a Daniel Scioli, la ecuación puede ser similar. La principal razón es que quien se sentará en el sillón de Roca y La Rioja en dos semanas será Omar Gutiérrez, que ya había mantenido contactos con Mauricio Macri antes del resultado del domingo (lo haría también en esta semana) y que se preservó de no quedar pegado ni a uno ni a otro candidato presidencial. Lo segundo será esperar cuáles van a ser los lineamientos nacionales en materia de petróleo y gas. Si no hay grandes cambios no habrá problema, pero si se toca el precio del barril para el mercado interno o se intenta avanzar sobre la renta petrolera vía regalías, Neuquén se va a plantar y, detrás de ella, lo harán el resto de las provincias petroleras. De darse este escenario, será la primera gran prueba de fuego para Gutiérrez.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído