¡Aguanten los libros!

La Feria del Libro de Neuquén desafía al peor escenario para la industria editorial.

La ciudad se apresta a vivir desde mañana la séptima edición de la Feria Internacional del Libro, uno de los acontecimientos culturales más convocantes junto a la Fiesta de la Confluencia que se hace cada final de verano.

Durante 10 días en la zona aledaña al Museo Nacional de Bellas Artes y en otros escenarios de la ciudad, se realizarán múltiples actividades destinadas a un público diverso, con el foco puesto en el libro.

Te puede interesar...

Según informó el Municipio, habrá 60 stands de ventas y se confirmó la presencia de escritores locales y de otros sitios que darán conferencias y facilitarán al público una proximidad mutua.

No deja de ser significativo semejante despliegue para uno de los peores momentos para la industria editorial argentina como consecuencia de la devaluación y los bolsillos flacos.

Optar entre un libro y una compra en el supermercado o el mercadito del barrio es un dilema sobre el que no costaría determinar la prioridad.

Las editoriales argentinas vienen a los tumbos para imprimir; desde hace un mes, el papel para hacer libros no tiene precio y los demás insumos importados crecieron al pulso del dólar.

No es de extrañar, en semejante contexto adverso, que los libreros esta vez no hagan su agosto en la capital de la provincia de Vaca Muerta.

Sin embargo, el movimiento que generará la feria al menos permitirá estimular el placer por la lectura en el público infantil. Solo en este segmento, los organizadores hablan de que más de11 mil personas visitarán el predio para estar cerca del fascinante mundo de los libros. Es un dato nada despreciable en épocas de supremacía de las atracciones digitales y carestías varias.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído