Al menos 246 muertos dejó el sismo en Ecuador

Hay más de 2500 heridos. El Ogro Fabbiani describió el horror.

Guayaquil.- El potente sismo de 7,8 grados de magnitud que sacudió a Ecuador el sábado a la noche dejó al menos 246 muertos, mientras que la cifra de heridos subió drásticamente a 2.527 personas, indicó el vicepresidente, Jorge Glas. En Pedernales, una pequeña localidad con playas sobre el Pacífico y fuerte actividad turística, las autoridades estimaban entre 300 y 400 muertos y una treintena de hoteles derruidos.

Las imágenes de la devastación en Pedernales daban la sensación de una zona de guerra, con casas reducidas a escombros y postes de luz sobre el asfalto, al igual que en Portoviejo, unos 180 kilómetros al sur, una de las zonas más afectadas por el sismo que se sintió también en Colombia y Perú.

El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, que se encontraba en el Vaticano en el momento de la catástrofe, informó del envío a la zona afectada de dos hospitales móviles y la preparación de albergues para alojar a los damnificados.

"Tenemos información de personas heridas, atrapadas en diferentes cantones y estamos preparando el rescate", dijo el vicepresidente Jorge Glas antes de tomar un vuelo hacia Manta, una de las ciudades más golpeadas, a orillas del Pacífico y donde se derrumbó la torre de control del aeropuerto local.

El movimiento, que se desató frente a las costas de la nación andina a una profundidad de 19 kilómetros, dejó 588 heridos, causó pánico en otras ciudades costeras y activó por unas horas alertas de tsunami en Perú, Colombia, Costa Rica y Panamá.

"Fue algo horrible, parecía que (el edificio) se desmoronaba como un cartón. Yo rezaba y me arrodillé para pedir a Dios nos proteja", dijo a la agencia de noticias Reuters Galo Valle, de 56 años, cuidador de un edificio en el centro de Guayaquil mientras limpiaba los vidrios y pedazos de mampostería.
Muchas casas se derrumbaron en Guayaquil, otras estaban cuarteadas, un puente colapsó aplastando un auto y los escombros obstruían varias calles. La gente pasó la noche fuera de sus hogares, temerosa de las réplicas que, según el Instituto Geofísico de Ecuador, eran más de 160 hasta ayer.

7,8 grados fue la magnitud del potente sismo que sacudió a este país.


Testimonio nacional


El futbolista argentino Cristian Fabbiani, que se encuentra jugando para la Liga de Portoviejo (de la Segunda División ecuatoriana), brindó en su cuenta personal de Twitter un duro relato de cómo vivió el reciente terremoto que sacudió gran parte del territorio de Ecuador. "Fue la peor noche de mi vida junto a la flia. A los compañeros argentinos. Estamos vivos de milagro por el terremoto que vivimos", escribió. Tras esto, el jugador de 32 años publicó una serie de fotos de la catástrofe y la acompañó con la frase: "Qué locura, Dios", mientras que finalmente agradeció el apoyo de la gente y remató su relato con un lapidario: "Pensé que me moría".

En Japón buscan gente entre los escombros

El rescate de las víctimas de los dos recientes terremotos en Japón, que se cobraron hasta el momento 41 vidas, continuaba ayer con dificultades debido a la lluvia y las centenares de réplicas que siguen sacudiendo la región suroccidental del país. Los servicios de emergencias continuaron con la búsqueda de personas que podrían haber quedado atrapadas por el derrumbe de casas y los corrimientos de tierra producidos en la prefectura de Kumamoto, la más afectada, informó la televisión japonesa NHK, según un cable de EFE.

Más de 2000 personas han sido tratadas por heridas de diversa consideración, unas 160.000 permanecen evacuadas en refugios y 78.000 hogares siguen con el suministro eléctrico cortado. El segundo terremoto destruyó parcialmente el santuario sintoísta de Aso, uno de los más antiguos e importantes del país con más de 1700 años de antigüedad.

Las Fuerzas de Autodefensa de Japón están suministrando agua y víveres a los evacuados en varias localidades de la región.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído