El clima en Neuquén

icon
30° Temp
12% Hum
LMNeuquen Sindemia

Alertan sobre la 'otra cara' del temido COVID: ¿Qué es la sindemia?

Hay mucho más trabajo que hacer en salud, coinciden expertos, que prevenir solo los contagios por el coronavirus coinciden los facultativos.

Los riesgos se elevan sobremanera. Las enfermedades avanzan y las consultas llegan tarde. Los tratamientos deben modificarse y los plazos urgen. Los resultados pueden no ser los esperados. Todo esto y más, trae aparejado en estos tiempos de COVID-19, el temor y la falta de información correcta y certera sobre la salud y sus cuidados. La sindemia es la ‘otra cara’, peligrosa y menos conocida aún, de la pandemia de coronavirus.

Especialistas en el mundo hablan de los dos “fenómenos” que hoy pusieron el mundo patas para arriba: la infección por coronavirus y una serie de patologías no transmisibles, cuya desatención causará muchas más muertes que las que se busca evitar.

Te puede interesar...

El concepto de sindemia fue concebido por primera vez por Merrill Singer, un antropólogo médico estadounidense, en la década de 1990. “Abordar el COVID-19 y todas sus consecuencias significa abordar la hipertensión, la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y respiratorias crónicas y el cáncer”. Hay mucho más trabajo que hacer en salud, coinciden expertos, que prevenir solo los contagios por el coronavirus.

Adrián Mendoza, médico cirujano y especialista en cáncer, advirtió que la pandemia trajo aparejado en forma gradual “la disminución del acceso del paciente a los quirófanos para cirugía oncológica con tratamiento mínimamente invasivo para aquellos que estaban dentro del grupo de sintomáticos leves, dentro del grupo de vigilancia y dentro del grupo de detección temprana y prevención”.

No solo se advierte, en la actualidad, una baja en las consultas para prevención y detección temprana, sino también en cuanto a “lo que es vigilancia, es decir aquellos pacientes ya tratados”, se apuntó, y también se evidencia un aumento de la consulta de personas sintomáticos por guardia y el aumento de la necesidad de cirugías versus procedimientos endoscópicos.

foto-controles-preventivo-ccr-sindemia-00.jpg

Se produce, por ende, “el aumento de tiempo de cirugía por cambio de status de la lesión, aumento de la necesidad de manejo de complicaciones y, un detalle no menor, dejamos de tratar pacientes optimizados con fortalezas para sobrellevar el proceso a pacientes absolutamente deteriorados, estresados”, describió Mendoza, jefe del Servicio de Cirugía de Leben Salud, con preocupación.

“El paciente ingresa a la institución con un cuadro agudo, completamente asustado, que no es lo mismo que un paciente mentalmente fuerte, bien nutrido, con sus comorbilidades -diabetes, hipertensión, etc - bien manejadas, y entramos a trabajar sobre un terreno que no es favorable para nadie”, alertó.

Explicó que actualmente, tanto la infección por el SARS-CoV-2 y la falta de tratamiento, en tiempo y forma, de una serie de enfermedades no transmisibles (ENT) pone en riesgo a un número, aún no calculado, de pacientes en toda la región y el país.

Mendoza, cirujano y ex coordinador del Programa de Prevención del cáncer colorrectal en Río Negro, desarrolla -en el tratamiento del CCR- cirugías mínimamente invasivas que no dejan cicatrices.

Sin embargo, ante la falta de consultas y controles, señaló que se está retrasando la detección precoz y esto obliga a realizar otro tipo de procedimientos para mejorar la calidad de vida del paciente.

foto-controles-preventivo-ccr-sindemia-03.jpg

“En la Patagonia los tumores digestivos más representativos son los colorrectales, de esófago y estómago y los hepato bilio pancreáticos. El cáncer colorrectal (CCR) es responsable de alrededor de 20 muertes por día en el país, y tiene una alta incidencia en la región patagónica”, explicó a LM Neuquén.

A nivel mundial se empieza a ver que es el segundo y tercero en incidencia y mortalidad, y por eso en el país se comienzan a desarrollar estudios de mayor profundidad.

La cirugía mini invasiva y el trabajo de prevención y detección temprana se enfrentan al desafío de gestionar recursos para lograr resultados óptimos similares a la etapa prepandemia y evitar así los efectos colaterales de una sindemia La cirugía mini invasiva y el trabajo de prevención y detección temprana se enfrentan al desafío de gestionar recursos para lograr resultados óptimos similares a la etapa prepandemia y evitar así los efectos colaterales de una sindemia

Afecta a hombres y mujeres por igual

El CCR afecta a hombres y mujeres por igual, se desarrolla a partir de una lesión precursora llamada pólipo adenomatoso. Los síntomas comienzan, en la mayoría de las personas cuando las lesiones precursoras alcanzan un determinado tamaño, y eso depende de la ubicación.

Las tareas de prevención y detección temprana se aplican a dos grandes grupos: grupos de riesgo promedio y de alto riesgo, señaló el especialista. Promedio, son personas mayores de 50 años sin síntomas y sin antecedentes familiares de cáncer colorrectal o pólipo. Y a las personas con historia personal o familiar de pólipos o cáncer digestivo, se las considera de alto riesgo.

“El trabajo aplicado en Río Negro, tanto en el sector público como privado, ha demostrado la efectividad en el rastreo y la evaluación de los grupos de riesgo, invirtiendo el coeficiente de hallazgo de lesiones curables versus los tumores en estadíos avanzados”.

Todo esto, añadió Mendoza, posibilitó el desarrollo de nuevas técnicas de cirugías mini invasivas, laparoscópicas, transanales, sin cicatrices, para la resolución de estos cuadros. “Posteriormente lo que se hizo es aplicarlos a tumores avanzados también, pero el éxito de la prevención es detectar lesiones potencialmente malignas o malignas en estadíos curables y después tratar de aplicar una técnica que permita la rápida rehabilitación del paciente con la curación”.

En el mundo, expertos sugieren adelantar los estudios desde los 50 a los 45 años, ya que la detección temprana es clave en este tipo de cáncer porque las posibilidades de curación son superiores al 90% y los tratamientos son menos invasivos.

Las pruebas incluyen el examen de sangre oculta en las heces y la videocolonoscopia (que permite estudiar todo el intestino grueso).

“Nosotros para estratificar además usamos la colonoscopía virtual que es una tomografía 3D que dibuja el interior del colon y evidencia pólipos si los hay”, agregó el cirujano.

foto-controles-preventivo-ccr-sindemia-01.jpg

-> Cáncer de colon y recto

El cáncer de colon y recto –o colorrectal– es el tumor maligno que se desarrolla en la última porción del tubo digestivo –el intestino grueso–, que está compuesto por el colon y el recto y se produce como consecuencia de una compleja interacción de factores hereditarios y ambientales.

En más del 80% de los casos de esta enfermedad, se produce primero un pólipo (un crecimiento anormal de las células de la pared interna del intestino grueso) denominado adenoma, que puede crecer lentamente durante más de 10 años y puede, eventualmente, transformarse en un cáncer colorrectal.

Cuando ya se desarrolló el cáncer –inicialmente el tumor se localiza en la pared del intestino (fase temprana)– y si no se detecta y trata a tiempo puede diseminarse hacia ganglios linfáticos u órganos vecinos o a distancia, dando lugar a las llamadas metástasis, constituyendo las fases avanzadas de la enfermedad.

El 90% de los cánceres colorrectales se producen en personas mayores de 50 años de edad y tiene una incidencia levemente mayor en hombres que en mujeres. Alrededor del 75% de los casos de cáncer colorrectal son denominados esporádicos, es decir que se desarrollan en personas que no presentan antecedentes personales ni familiares demostrados.

foto-controles-preventivo-ccr-sindemia-02.jpg

Prevención

Existen diversas maneras de prevenir el cáncer colorrectal. Las medidas primarias son: mantener una alimentación saludable, rica en frutas y verduras, consumir menos carnes rojas y grasas, hacer ejercicio físico regularmente, disminuir la ingesta de alcohol y evitar el consumo de tabaco.

La segunda manera consiste en la realización de estudios preventivos. Se recomienda que las personas sin antecedentes personales o familiares que aumenten el riesgo, se realicen –a partir de los 50 años y hasta los 75 años– un test de sangre oculta de materia fecal de manera anual y, en caso de producirse un resultado positivo, se hagan una videocolonoscopía. (Instituto Nacional de Cáncer (INC))

-> Cuándo consultar

En Argentina, según las estimaciones de incidencia del Observatorio Global de Cáncer de la OMS citada por el Instituto Nacional del Cáncer como último dato, se estimó que en 2018 se diagnosticaron 15.692 casos nuevos de cáncer colorrectal y que éste representa el 13% del total de los tumores en ambos sexos.

El Ministerio de Salud de la Nación recomienda consultar al médico ante síntomas, como sangrado o cambios en la forma habitual de evacuar el intestino, dolores abdominales o rectales frecuentes, anemia o pérdida de peso.

También hay que consultar en caso de tener colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn (sin importar tu edad) y si se tienen familiares cercanos (padres, hermanos o hijos) que han tenido cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos (sin importar la edad).

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

82.666666666667% Me interesa
2.6666666666667% Me gusta
5.3333333333333% Me da igual
5.3333333333333% Me aburre
4% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario