Icono de Alerta

Hoy para comprar o salidas recreativas: documentos terminados en par

Aprender a no compartir

Una noble costumbre como el mate puede desatar una ola de contagios. No queda otra que cuidarse.

Anadie se le hubiese imaginado hace unos meses tratar de convencer a la familia, los amigos, los compañeros de trabajo o hasta a un grupo de recientes conocidos, de las ventajas de no compartir el mate. Los virus no son nuevos. Y más de uno puede dañar severamente al organismo hasta que logra defenderse o aplicar una ayuda médica que lo destruya. Pero hoy, con la pandemia desatada, los más mínimos detalles suman. Y, claro, evitar compartir el mate, aunque sea una de las pocas costumbres argentas que casi no genera ninguna grieta, tan necesaria, tan social, tan difícil de dejar de lado, se torna inprescindible.

Más de un contagio, en el país y acá mismo, a la vuelta de la esquina, llegó por esa vía desde que el coronavirus pisó suelo argentino tras bajarse de un avión hace poco más de dos eternos meses. Una bombilla sociabilizada, un beso, un abrazo, cualquier gesto fraternal que no cumpla con las estrictas nuevas costumbres en plena cuarentena ponen en peligro a los que más queremos. Después de mucho tiempo ya confinados, obligados a patear para adelante festejos, celebraciones, reuniones, picaditos y amores, cuesta mucho seguir postergando esas cosas que tanto necesitamos para vivir, para sentirnos libres. Pero hay que resistir. Y entender que muchas de las cosas que nos hacían bien, incluso que nos hacían únicos en el mundo, siempre cerca de los afectos, abrazadores compulsivos, seres sociales al fin y al cabo, al menos por un tiempo deben quedar de lado para que no pasemos de compartir un mate entre sonrisas cómplices a criticar a un irresponsable que por pasarlo de manos sin cuidado desató una ola de contagios que preferimos bien lejos.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario