El código malicioso llega a las computadoras y smartphones desde mails, mensajes de texto, memorias USB, redes sociales y páginas web infectadas con el objetivo de robar información, sobre todo contraseñas bancarias, pines y números de tarjetas. En otros casos, llevan a la descarga de una herramienta de acceso remoto, con la que pueden habilitar la cámara frontal, el micrófono y explorar el disco. El robo de información y datos personales es el delito cibernético más extendido. Según la consultora Juniper Research, para 2020 habrá 5 mil millones de datos personales robados.

Te puede interesar...

El año pasado se extendió la modalidad de ataque llamada ransomware, que es un software malicioso que infecta la computadora y encripta los archivos para luego dejar un mensaje que pide un rescate para liberarlos. El caso más resonante fue el de Wannacry, que el 12 de mayo de 2017 infectó al menos a 141.000 computadoras en todo el mundo y exigió un rescate de 300 dólares en bitcoins para desencriptar los archivos y devolvérselos a sus legítimos dueños.

El informe de Kaspersky se elabora a partir de la información estadística de las detecciones de ataques en sus propios clientes sumada a datos obtenidos de diferentes monitores, como por ejemplo, Virus Total, un sitio web que proporciona de forma gratuita el análisis de archivos y páginas web a través de antivirus.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído