LMNeuquen Columna de Opinión

Arranca la hora de la verdad

Neuquén enfrenta la era Alberto F. con un escenario renovado y en el que abundan las incógnitas.

De la suerte que tenga Alberto Fernández en su gestión esta atada en buena medida la de Neuquén.

Cuando recién asumió Mauricio Macri en el poder, Omar Gutiérrez fue el primer gobernador recibido por el entonces presidente, con quien mantuvo una sintonía particularmente fina hasta que sus desaguisados terminaron golpeando duro a la provincia donde más le duele: Vaca Muerta.

Te puede interesar...

Macri no ahorró demagogia con la formación neuquina que terminó coronada con el DNU 566 que congeló el barril criollo y le generó a Neuquén un problemón.

Ayer, Gutiérrez salió apoyar decididamente a Fernández y dijo que lo ayudará a “poner a la Argentina de pie”, tal como rezaba el slogan de campaña del nuevo presidente.

La política energética de la nueva administración todavía está en estado embrionario, pero deberá dar rápidas señales para terminar con la incertidumbre sobre el sector que abastece de recursos a la economía neuquina y a la hacienda provincial.

Fernández dejó en claro que su prioridad será atender las urgentes demandas sociales de los más desfavorecidos por las políticas del gobierno saliente.

Sin embargo, su propia suerte estará atada a cómo enfrente el problema de la deuda con el FMI y los bonistas. Y también a las herramientas que consiga consensuar para controlar la inflación galopante.

De esos acuerdos también está pendiente Neuquén con un escenario institucional renovado, especialmente en la capital, donde sus problemas pondrán a prueba al emergente Mariano Gaido, la gran incógnita política provincial.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario