Aunque se mantuvo el sol, todavía queda mucho barro en las calles

Neuquén.- A pesar de los dos días de sol, muchas calles de la ciudad no drenaron el agua ni el barro acumulado después de tres semanas de lluvias y esperan las máquinas del municipio para volver a ser transitables.

Daniel del Collado, subsecretario de Mantenimiento Vial, había prometido que durante el último fin de semana habría cuadrillas trabajando para acondicionar las calles troncales. Sin embargo, una recorrida de este diario comprobó que ayer no se realizaron reparaciones.

El sector más complicado es el barrio Rincón de Emilio. Los vecinos reconocieron que las máquinas pasaron el jueves y que se rellenaron esquinas con áridos. Pero parecía lo contrario. Los baches complicaban a los autos, y en el bulevar Mar Báltico dos enormes lodazales hacían imposible su circulación, aun para las camionetas.

Las calles de Confluencia aún tienen barro, mientras que los charcos y los pozos son una amenaza para el tránsito. Chocón, Paimún y Copahue mostraban el trabajo de las máquinas, pero al no lograr secarse correctamente, su estado era similar a los días de lluvia.

En el oeste el clima ayudó a mejorar el estado de Novella, Cuatro y Necochea, aunque con algunos pozos producto de la humedad. En Crouzeilles, el barro y el agua aún ganaban las batallas. Si bien en las calles troncales se podía circular sin grandes problemas, en las internas los automovilistas todavía deberán transitar con precaución.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído