Barcelona le ganó 2 a 0 a Sevilla y se acerca a la Supercopa

Suárez y Munir convirtieron los goles para el conjunto azulgrana. La vuelta será el miércoles en el Camp Nou.

El Barcelona dejó hoy casi sentenciado el título de la Supercopa de España al vencer 2-0 a un desorganizado Sevilla en el estadio Sánchez Pizjuán después de mostrar un ejercicio de solvencia refrendado con los goles de Luis Suárez y Munir.

El conjunto azulgrana aprovechó la ternura de su rival para ganar con toda comodidad un encuentro que le resultó más sencillo de lo previsto. La vuelta será el miércoles en el Camp Nou, un duelo que quizá sólo sea un trámite.

El Sevilla confirmó dos cosas: su propuesta -presión y búsqueda de la posesión- es innegociable; pero, además, está todavía lejos de consolidarla. Por el momento, y como ya ocurriera en la Supercopa de Europa, el riesgo asumido y la intensidad no se corresponden con las ocasiones de peligro generadas, que son muy pocas. Además, de momento concede mucho. Necesita tiempo para consolidar su proyecto.

El Barcelona vivió una primera parte relativamente cómoda. Con Arda Turan en el centro del campo, formó con un 4-4-2 para intentar crear superioridad en el centro del campo para intentar solucionar la presión rival. Sin embargo, no se sintió demasiado cómodo con el balón durante los primeros 45 minutos.

La única ocasión de peligro antes del descanso ocurrió a los seis minutos en un grave desajuste de la defensa local. Busquets filtró un pase hacia Suárez y éste se tropezó con la espléndida intervención de Sergio Rico.

No hubo nada más tangible en la primera mitad porque se vivieron 45 minutos de imprecisiones por parte de los dos equipos. Además, el Barcelona tuvo que lamentar las lesiones de Jeremy Mathieu y Andrés Iniesta, dos serios inconvenientes a una semana del comienzo de la Liga española.

El Sevilla entró mal desde el inicio en la segunda parte y el Barcelona dominó a placer. El conjunto de Sampaoli pareció perdido desde el comienzo y su rival encontró soluciones sencillas para aprovechar los espacios. Y así llegó el primer gol del encuentro.

Ocurrió a los 53 minutos en una jugada perfecta, aunque con ayuda de una línea defensiva mal tirada. Denis Suárez envió a Turan y éste cedió con el pecho a Suárez en lo que fue una vistosa asistencia. El uruguayo definió con su contundencia habitual.

Dos minutos después el Barcelona tuvo otra ocasión importante en un mano a mano de Lionel Messi, quien desperdició la oportunidad, algo inhabitual en él. Rico volvió a hacer una gran intervención tapando los espacios en su salida.

El Sevilla no encontró ninguna solución y no metió en problemas al Barcelona. No creó una sola ocasión de peligro en todo el encuentro y el arquero azulgrana, Claudio Bravo, no tuvo que realizar una sola intervención.

La sentencia del partido, y puede que del trofeo, llegó a diez minutos del final. El Sevilla, muy desorganizado atrás, regaló de nuevo un gran espacio defensivo y Munir, quien había salido poco antes, marcó con facilidad.

El Barcelona tuvo, entre muchas otras cosas, lo que le faltó al Sevilla: solvencia en las dos áreas. Mientras el equipo de Sampaoli está lejos de lo que el argentino quiere, el conjunto de Luis Enrique sabe lo que desea. Por eso acaricia su primer trofeo de la temporada.

Fuente: DPA

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído