Batalla campal de monstruos en las calles de Londres

Una fiesta de disfraces por la Noche de Brujas terminó en un enfrentamiento con la Policía.

Londres
Una fiesta de Halloween, a la que asistieron cientos de personas, provocó el sábado a la noche una batalla campal en el centro de Londres que dejó a cuatro agentes de policía heridos y varios detenidos, se informó ayer desde Scotland Yard.
Los participantes de la fiesta "rave" en el distrito de Lambeth arrojaron botellas, mobiliario y una bomba incendiaria contra la policía durante disturbios que duraron cerca de seis horas.
"Los desórdenes y los destrozos en la zona han cesado", anunció a las 7 (4 hora argentina) un portavoz policial, que relató cómo los cientos de participantes en la fiesta atacaron a las fuerzas de seguridad y dañaron vehículos y propiedades privadas.
Según ese portavoz, que no precisó el número de detenidos, un hombre tuvo que ser atendido por el servicio de ambulancias londinense, además de los cuatros agentes que resultaron heridos.
Pesadilla marginal
La celebración de Halloween, ilegal, según la policía, se había publicitado en Facebook bajo el nombre de "Scumoween: A Nightmare on Scum Street" ("Halloween de la escoria: pesadilla en la calle de la marginalidad"), un evento al que 4000 personas habían confirmado en la red social que acudirían.
Vecinos de la zona relataron que los altercados comenzaron cuando una multitud se abalanzó sobre los policías antidisturbios que habían acudido al lugar y comenzaron a prender fuego papeleras y contenedores mientras les gritaban "escoria" y "cerdos".
Desde la Policía se informó que algunos participantes lanzaron garrafas de gas propano como misiles contra los uniformados.
El miércoles pasado, Scum Tek, uno de los organizadores de la fiesta de disfraces, solicitó a quienes planeaban asistir "no antagonizar la policía". "Nosotros no la necesitamos. Al final del día queremos dejarlos recordando nuestras buenas actitudes, acabamos de bailar, no somos el enemigo", dijo.
Vecinos, molestos
Ayer a la mañana, luego de varias horas de batalla campal, varios vecinos reaccionaron indignados ante el desolado panorama.
"Ahora están recogiendo la basura en mi calle. Hay familias aquí con niños pequeños que no merecen esta interrupción", publicó en Twitter Rhodri, un vecino del lugar.
Christopher Kilby publicó: "No voy a dormir mucho esta noche. Los cánticos de "queremos escoria" siguen sonando con fuerza mientras los manifestantes continúan enfrentando a la policía".
Dos horas más tarde, añadió: "Realmente me gustaría ir a dormir ahora. ¿Podrían los alborotadores darse por vencidos y volver a casa?".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído