Bolsonaro, ovacionado en el desfile del Día de la Independencia

El presidente brasileño caminó entre la gente y fue reconocido por los más de 40 mil presentes.

Jair Bolsonaro, a pesar de que su popularidad cae fuerte en Brasil tras apenas ocho meses de gobierno, se mezcló ayer entre la multitud en su primer desfile militar del Día de la Independencia brasileña como jefe de Estado, y fue ovacionado por los presentes. El presidente, que encabezó este acto un día antes de someterse a una nueva operación en el abdomen -producto del ataque del que fue víctima antes de las elecciones del año pasado- llegó hasta la tarima en el Rolls Royce convertible de la Presidencia que es usado en ocasiones especiales y en el que desfiló durante dos kilómetros, todo el tiempo de pie, usando la banda presidencial y acompañado por uno de sus hijos y por un niño vestido con una camiseta de la selección brasileña de fútbol al que levantó en el camino. El desfile del Día de la Independencia, como es tradición, fue realizado en la Explanada de los Ministerios, la ancha avenida de Brasilia sobre la que están ubicadas las principales edificaciones públicas del país, pero en esta ocasión contó con tarimas adicionales para el público. La expectativa del Gobierno era reunir a un récord de cerca de 40 mil asistentes en un acto en el que el mandatario, capitán de la reserva del Ejército, disputó protagonismo con los militares que desfilaron. Y mientras ocurrió el desfile aéreo, Bolsonaro bajó de la tarima y caminó por la Explanada acercándose al público, que lo ovacionó.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído