El clima en Neuquén

icon
Temp
40% Hum
La Mañana Bouquet Roldán

Bouquet Roldán: el gobernador que también fue poeta

El impulsor del traslado de la capital a la Confluencia escribió numerosos artículos y poemas.

Mucho se habló de Carlos Bouquet Roldán, el gobernador del territorio que fundó la ciudad de Neuquén, y se escribió sobre su gobierno y las estrategias que utilizó para trasladar la capital desde Chos Malal hasta el paraje Confluencia. Sin embargo, hay una faceta de este hombre poco conocida, ya que además de haberse dedicado a la política también tuvo una prolífica vida como poeta y escritor.

Al fallecer su madre, Felisa Roldán de Bouquet, recibió tierras y ganado como herencia de la Estancia La Pradera, situada en Tortugas, provincia de Santa Fe, en el límite con Córdoba. Vendió los campos y el ganado para comprar una chacra vecina a la ciudad de Neuquén aledaña al río Limay. Allí construyó su vivienda, predio al que llamó La Sirena, según algunos registros, derivado del seudónimo utilizado en sus poesías en las cuales firmaba “Sirén”.

Te puede interesar...

Finalizada su gestión como administrador de aduana en 1909, regresó al Neuquén que tanto amaba para instalarse en su casa de campo. Allí mantuvo contacto con sus amigos radicados en la Capital Federal, a donde viajaba periódicamente para realizar trámites ya que se convirtió en el intermediario entre el gobierno nacional y el gobierno del territorio gobernado por Eduardo Elordi, su amigo personal.

En su retiro en La Sirena, alternó las tareas rurales con horas dedicadas a su vocación poética.

Amante de la naturaleza en su finca, que diseñó con grandes avenidas, plantó árboles de distintas especies que aún hoy se levantan majestuosos en el paisaje de la zona: eucaliptos, sauces, álamos, aguaribay, hoy centenarios.

En Neuquén, en su refugio al que llamaba “mi querido rincón”, dejó fluir su pluma en una faceta singular que cantó con sus versos a la geografía del lugar, al amor. Ha legado páginas poéticas en las que, con imaginación y romanticismo, describe situaciones que nos permiten penetrar en el conocimiento de un ser humano especial que vivió y sintió en este espacio neuquino.

Algunos de sus versos están relacionados con la chacra que tanto amaba. Por ejemplo, el siguiente tríptico:

SEQUÍA

Harpía destructora / que sentada en ráfagas de viento se pasea / arrancando los pastos y verduras / que devora y aniquila / sembrando el exterminio / donde pasa cual caballo de Atila.

RIEGO

Serpiente de cristal que se desliza / por canales, acequias y regueros /por cuarteles y canteros / fecundando la tierra, que, sonriente / se reviste de frutos y de flores, henchidas de perfumes / que inciensan con su aroma la corriente.

COSECHA

Dorado cuerno que en la lluvia se derrama / sembrando la abundancia en el camino / colmando así el destino / de aquel que en son de guerra / se lanzó con fe y con brío / a la conquista / Y enamoró la tierra.

También se puede apreciar su pluma y sensibilidad a través de este poema titulado “Nemorosa”:

“Los elevados sauces del bosque neuqueniano,

Que han leído los pesares de mi alma dolorida,

No cambiarían, creo, por la existencia humana

Esa existencia extática sin penas en la vida.

¡No sé si sus quejidos acaso significan

también de sus pesares quejidos de dolor!

O son mágicas frases que entre ellos se dedican,

Saturando, así, el bosque de poesía y de amor.

Más veo que esos sauces cobijan con cariño

Al pájaro pequeño que aún ignora el vivir

Y tal como nodrizas que acunan a su niño

Hamacan su ramaje, meciéndolo al dormir.

Y gajos que retrata la plácida laguna

Parecen extasiados en mágico embeleso,

Y al ver sobre las aguas aparece la luna

Descienden y le imprimen su lujurioso beso”.

Casa de Bouquet Roldán.jpg
La casa donde Bouquet Roldán vivió en Neuquén.

La casa donde Bouquet Roldán vivió en Neuquén.

Vecino a él en La Zagala, escribía otro poeta, su amigo y colaborador durante su gestión de gobierno en el territorio, el Dr. Eduardo Talero. Esta amistad duró hasta que el destino puso punto final a sus existencias. Ambos fallecieron en Buenos Aires, Talero el 22 de septiembre de 1920 y Bouquet Roldán a los pocos meses el 15 de mayo de 1921.

Era costumbre entre los poetas de la época dedicarse poesías entre sí. Aquí se reproduce una copia de una poesía original escrita de puño y letra firmada por Carlos Bouquet Roldán dedicada a su amigo Eduardo Talero, fechada el 20 de enero de 1906, en oportunidad de un viaje que el colombiano hizo a Buenos Aires para asumir un cargo en el Ministerio de Justicia de la Nación. En sus versos se percibe la emoción por los momentos compartidos, de secretos contenidos, de tristeza por las ausencias, de amores y desamores. El texto original lo posee la nieta de Eduardo Talero, quien es depositaria y custodia de la documentación de su abuelo. El texto dice así:

“Simpático poeta, os doy mi despedida. Os doy, mi fiel amigo, mi más sentido adiós. Te vas, más dejas adheridas ya dejas a mi alma, las ondas conductoras que me unirán a vos.

Os pido que conserves, allá en el remolino, de penas y placeres que el mundo guardará, recuerdos de esas horas de amables confidencias que el oído profano jamás escuchará.

Os pido que recuerden con íntimo cariño dos años que el destino nuestras suertes unió. Como recuerda el hombre, allá en sus decepciones, hermosos hechos vírgenes que un día acarició.

Os pido sobre todo, en vuestros días tristes cuando el feeling embarga las horas de placer recuerdes tu alter ego que vive en estas costas como un fakir guardando su vida en el no ser”.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

15.384615384615% Me interesa
65.384615384615% Me gusta
0% Me da igual
11.538461538462% Me aburre
7.6923076923077% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario