Cada dos días, un policía es herido en un procedimiento

El sábado, un ladrón agredió a un subcomisario de un fierrazo en la cabeza.

Neuquén.- La brutal golpiza con un fierro que recibió un subcomisario cuando intentaba detener a un joven, el sábado, puso en evidencia una problemática que sufre la Policía en los distintos procedimientos. En lo que va del año, 65 efectivos resultaron heridos por ataques de los delincuentes o por la reacción de los vecinos en algún operativo.

"La problemática es permanente cada vez que llegamos a un barrio, porque los vecinos comienzan con las piedras y nos tenemos que replegar para que no haya terceros heridos", comentó una alta fuente policial consultada por LM Neuquén.

Las heridas más comunes son los piedrazos, que luego terminan con los efectivos con certificado médico. Una lesión simple de ese tipo puede llegar a dejarlos sin trabajar unos dos meses, hasta que obtienen el alta del departamento de Medicina Laboral.

"Es un riesgo permanente, hubo casos en que un operativo simple en un barrio nos dejó sin dos hombres y eso resiente el trabajo diario", amplió.

Otra fuente confirmó que "es mejor detener a los delincuentes cerca de donde cometieron el hecho, porque una vez que entran al barrio suceden cosas como éstas".

Uno de los jefes de la Primera tuvo que ser atendido por los golpes. Fue dado de alta, pero aún no puede volver a trabajar.

El ataque al subcomisario

El subcomisario Flavio González, que cumple servicios en la Comisaría 1ª, intervino en la detención de un joven que minutos antes había robado una moto en el predio de secuestros del municipio, en la calle Coronel Suárez.

Al advertir la presencia de la Policía, el joven tiró la moto y salió corriendo. Tras subir las escaleras del polideportivo del barrio Provincias Unidas, escapó.

Luego de unos minutos, los policías lo vieron en la costa del río Neuquén, pero otra vez se fugó, aunque lo hizo tirándose al agua.

La búsqueda continuó y fue el propio subcomisario González el que intentó verificar si estaba en una zona arbolada cercana. Allí fue atacado a fierrazos.

El policía se trenzó en una pelea con el delincuente y ambos cayeron desde unos 5 metros de altura por un barranco hasta la costa del río, donde el joven volvió a tirarse al agua del Neuquén.
Poco después fue atrapado porque las bajas temperaturas lo obligaron a salir del río. De todas maneras, antes de cumplir un día preso, quedó en libertad.

El policía debió ser atendido en un sanatorio privado y luego fue dado de alta, aunque su recuperación definitiva le llevará unos tres meses, hasta que reciba el alta de la ART.

13 Los patrulleros rotos en los operativos.

Los móviles también reciben la furia de los vecinos. De esta cifra, 11 quedaron fuera de servicio en la ciudad de Neuquén. Generalmente les destruyen los vidrios.

"Muy conocidos en el ambiente"

El delincuente que atacó al policía a fierrazos es Cristian Sánchez (18). Vive en Sapere y con sus hermanos son conocidos por los robos en Provincias Unidas y Santa Genoveva. En la última semana fue detenido tres veces y en lo que va del año acumula cinco causas. Su hermano mayor, Alexis (23), está detenido por varios robos en un edificio de Alderete al 800, donde dormía junto con otro de sus hermanos (menor de edad) en un departamento que estaba deshabitado pero amoblado, hasta que uno de los inquilinos lo atrapó y le dio una tremenda paliza.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído