Cada vez más piden ayuda para no entrar al casino

Son 235 personas que sufren ludopatía y quieren recuperarse.

Natali Ruiz de Galarreta

nataliruizdeg@gmail.com

Neuquén.- Sentir el placer de bajar la palanca y que en pantalla salten tres imágenes idénticas. Hacer una línea, jugar una ficha más. El exquisito ruido de insertar la tarjeta en la ranura y ver cómo las ganancias suben. Ganar 100 pesos. Volver a ganar mil. Sentirse extasiado, eufórico. Y al final, perderlo todo. El número de jugadores sin control que, como acto de ayuda, piden que les nieguen la entrada de los casinos porque no logran contenerse para no apostar crece año tras año.

En una provincia donde los juegos de azar facturan más de dos mil millones de pesos por año, 235 personas están anotadas en el registro para autoexcluirse de los casinos de Neuquén. Con estimaciones que reflejan que cerca del 1% de la población está afectada por la adicción al juego, el número denota un avance significativo para la vida de muchos neuquinos.

La necesidad de un mecanismo de freno ante la desesperación por jugar “a lo que dé” generó que en el 2012 se creara el registro voluntario de jugadores compulsivos, un sistema por medio del cual los adictos pueden solicitar que les impidan ingresar a aventurar el sueldo. El sistema, ahora unificado, niega la entrada en las salas de juego de todo el territorio provincial.

La jefa del departamento de Juego Responsable del Instituto Provincial de Juegos de Azar de Neuquén (IJAN), Wanda Leitner, remarcó que se ve un incremento sostenido desde el inicio del programa en quienes se suman, por una mezcla de factores. “Se puede deber a una mayor toma de conciencia y a la visibilización de la problemática. El incremento también se debe a una mayor participación de las salas de juego de azar del interior, que ante la demanda de los usuarios informados empezaron a dar el servicio. Antes faltaba claramente capacitación en el interior”, expresó. Y aportó un dato interesante: se observó un aumento en la autoexclusión voluntaria de las mujeres.

Aunque la ludopatía es una enfermedad que afecta relativamente a pocos, genera para el común de la población serios problemas sociales. “Por cada adicto hay por lo menos unas diez personas implicadas, es una enfermedad que sobre todo tiene consecuencias de desvinculación”, explicó Leitner.

El placer, como sucede con cualquier droga, restringe la voluntad de actuar sin pensar en el trabajo, ni en los amigos, ni siquiera en la familia. No es un problema que sólo implica a las grandes casas de juego, en las quinielas de todos los barrios también suele ser visible.

La provincia cuenta con 19 salas de juego y casinos y cerca de 200 agencias de lotería. Si bien hay autoexcluidos en todos los casinos, Leitner subrayó que el Casino Magic lidera en cantidad de inscriptos.

Desde los centros de prevención a las adicciones, y desde el propio IJAN, sostienen que anhelan la desaparición de estos programas para llegar a una solución definitiva por parte de quienes las sufren.

Medida: Los especialistas coinciden en que la autoexclusión no es la solución completa.

Juego

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído