El clima en Neuquén

icon
18° Temp
31% Hum
La Mañana Caepe Malal

Caepe Malal, un paraíso desconocido en el Norte neuquino

La pasarela sobre el río Curí Leuvú es un atractivo por demás cautivante para los turistas y lugareños.

El norte neuquino es una tierra bendecida. Es un lugar donde la naturaleza ha hecho sus mejores pases de magia. Tiene un poco de todo y ese todo es simplemente maravilloso e imperdible. Con solo caminar o andar a vuelta de rueda en el vehículo se puede vivir a pleno y ser parte de esa naturaleza prodigiosa. La pandemia o el panorama de sequía “obliga” a los turistas a salir de los sitios tradicionales e ir en búsqueda de nuevos y hasta desconocidos lugares para pasar tardes en los ríos en donde aún el agua es bastante generosa.

Es así que utilizando a la ciudad de Chos Malal como punto de partida, los visitantes se pueden embarcar en un viaje de solo 30 kilómetros para llegar a un sitio paradisiaco. Los primeros 20 son de asfalto por la Ruta 40 y justo antes de llegar al paraje El Alamito, deben girar a la derecha y tomar la Ruta Provincial 41 que los hará recorrer unos 10 kilómetros hasta el cartel de acceso que indica un breve recorrido para llegar a la Pasarela de Caepe Malal sobre el río Curi Leuvú. Desde ese cartel hasta el curso de agua son apenas un kilómetro y medio.

Te puede interesar...

Y allí sucede la magia. Aparece una larga y alta pasarela metálica que complementa el paisaje de verde, agua y montañas que es necesario estar ahí para disfrutar con el alma.

Caepe Malal MUSEO COMUNAL (5).JPG

Una amalgama de historias

Lo bueno del turismo es que entre los paisajes y los turistas se entretejen historias que hablan y cuentan de amistades, de familias y de una cadena de momentos que con el tiempo se transformarán en bellos e inolvidables recuerdos.

El último fin de semana, Caepe Malal y su histórica pasarela se metieron de lleno en los momentos de camaradería y felicidad de un grupo de amigos neuquinos y rionegrinos. Ahí nomás al pie de la pasarela tiraron carne a una parrilla y disfrutaron de un almuerzo campestre como así también de los clásicos chapuzones para apaciguar el calor. El plus agregado de ese bello rincón neuquino es el agua fresca de las vertientes que fluyen de entre las piedras como en las fuentes de agua de las plazas.

“Mi nombre es Nehuén. Vivo en el norte neuquino y vinimos a conocer esta pasarela de Caepe Malal y la verdad está muy linda el agua y hay vertientes con agua fresquita para darse unos buenos chapuzones. Estoy con amigos y familia”, contó el más locuaz de los jóvenes. Luego se sumaron Leandro (músico trompetista) y Melisa (estudiante de Artes Visuales), ambos con residencia en General Roca. Los dos coincidieron en señalar la hermosura del lugar pero a la vez pidieron un poco de empatía de los demás turistas. “Tenemos mucho que aprender todavía en cuanto al cuidado del medio ambiente. Muchos no se llevan la basura”, dijeron.

CAEPE MALAL.JPG

La esperada llegada de Río

En medio de un paisaje tan fresco y tan natural como la vida de estos jóvenes se desprende la historia de Gabriela, quien andaba en su vientre con su hija a la que llamará Río como primer nombre y el vocablo mapuche Kimün como segundo nombre (significa Sabiduría en mapudungun). Gabriela es la pareja de Nehuén y Río será la primera hija de ambos. Residen en Taquimilán y habían llegado también a la pasarela en compañía de su madre Blanca que vive en Chos Malal. “El lugar es maravilloso y así también es esto de compartir momentos en familia y amigos. Mi hija ya está por nacer y pudo sentir la calidez de este rincón. Somos bendecidos con esta naturaleza, la paz y la tranquilidad que tenemos”, aseguró.

Historia cultural y turismo, la gran apuesta

La comisión de fomento de Villa Curi Leuvú es la que nuclea además de Caepe Malal, a los parajes El Alamito, Chacay Melehue, Los Menucos, Aquihuecó y Ñiraico. La misma se encuentra a cargo de Horacio Vázquez. El presidente comunal apuesta al desarrollo turístico de la villa con el parador turístico que se encuentra sobre la Ruta 40 a la altura de El Alamito (cuya obra se finalizará el presente año) y el Museo Comunal “Ana María Biset".

La presencia de este museo transforma a Caepe Malal en un uno de los sitios arqueológicos hispano-indígena más importantes de la Patagonia, y corresponde a un cementerio pehuenche de los siglos XVIII y XIX.

“El museo se ubica a escasos kilómetros del acceso a la pasarela por la Ruta 41 y además de la infraestructura edilicia cuenta con un amplio parque con mesas, asientos y parrillas para que unas 40 personas puedan pasar un día en contacto con la historia y la naturaleza. Próximamente vamos a difundir un número de teléfono para que los turistas hagan sus reservas”, precisó Vázquez.

Caepe Malal VERTIENTES (1).JPG

En materia de atractivos mencionó al primer parque fotovoltaico que se comenzará a construir en la zona. A su vez, están trabajando en el desarrollo de distintas actividades que incluyen senderismo, trekking, cabalgatas, mountain bike y la pesca deportiva en algunas lagunas que hay en el Cordillera del Viento.

Puente vehicular

Este año la histórica Pasarela de Caepe Malal se transformará en un puente vehicular que mejorará notablemente la circulación en el lugar. “La idea es este año poder ejecutar la estructura metálica y montarla sobre las bases y los pilotes que ya están finalizados. De un lado se mejoraría el acceso al puente desde la ruta 41 que está a metros de la pasarela y del otro se mejoraría el camino vecinal hasta que se una con la ruta cerca de Villa Curi Leuvú que va del otro lado del río”, informó el ingeniero Waldemar Dimaschow; coordinador técnico de vialidad provincial”.

Diseño sin título (39).jpg

Lo más leído