Casi extinguió a la Argentina

De la Rúa se fue con 39 muertos en las calles. Se perdieron mil puestos de trabajo por cada día de su gobierno.

Las condolencias no se les niegan a la familia ni a los afectos de ningún muerto. No obstante, la muerte no redime de los males cometidos en vida. Ayer murió el peor presidente de la historia democrática reciente de la Argentina: Fernando de la Rúa. El calificativo tiene una carga fortísima de opinión personal. Pero también está sustentado en hechos y datos de la realidad.

El último presidente radical dejó el sillón de Rivadavia con 39 muertos en las calles a manos de las fuerzas de seguridad. La cifra fue citada por el talentoso periodista e historiador Marcelo Larraquy. De la Rúa llegó a la presidencia después de ganarle las elecciones de octubre de 1999 al peronista bonaerense Eduardo Duhalde.

Te puede interesar...

El 10 de diciembre recibió la banda y el bastón de mando de manos de Carlos Menem. Al frente de la Alianza de la UCR con el Frepaso, De la Rúa generó unas expectativas inmensas en gran parte de la sociedad, que a esa altura no se bancaba más el menemismo, que en una década transformó la matriz económica del país. El radical asumió con la economía en crisis. No solo no había crecimiento, también estaba agotada la convertibilidad de Domingo Cavallo, ministro menemista, que repitió en el ocaso del corto mandato delarruista.

Cuando el helicóptero oficial sacó a De la Rúa de la Casa Rosada tras haber firmado su renuncia al cargo, el país presentaba números desastrosos. Por caso, la desocupación había trepado al 18,3 por ciento. Más de dos millones y medio de trabajadores estaban en la calle. De esos, 700 mil habían perdido el empleo bajo la conducción nacional del radical, quien expulsó del mercado laboral a unos mil trabajadores por día. El país quedó al borde de la disolución. Aún no se curan todos los males de entonces.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído