Centenario lucha por salvar su rica historia del olvido

En el Archivo Municipal digitalizarán documentos de más de 70 años.

CENTENARIO

El lugar huele a diarios viejos. Está húmedo y las paredes se descascaran por tramos como el más olvidado de los sitios. En este cubilete de 120 metros cuadrados, con estanterías que amenazan con desplomarse en cualquier momento, se guarda una parte de la historia local.

Una historia contada por decretos y anécdotas con números de expediente. Aquí se puede hallar de todo: desde cuánto ganaba un funcionario hace 30 años, pasando por el precio de un piano de cola Carl Hardt comprado a la escuela más antigua, hasta el nombre de los músicos de orquestas olvidadas que tocaban en las fiestas rurales.

Durante años, el Archivo Municipal ha sido el ejemplo de un lugar maltratado por la decadencia. Un espacio muerto donde sólo se acopiaban cajas de cartón al azar y sin un orden y con el riesgo que algún día terminaran en un basural, para extinguirse sin pena ni gloria.

Pero hoy, después de varias idas y venidas, un grupo de empleados intenta enderezar un barco que iba a la deriva, con más de tres mil expedientes y notas que hay que ordenar, clasificar y, además, convertir a formato digital. La tarea no es fácil y durará al menos un año y medio.

“Cuando vine a trabajar acá, pensé que era el peor lugar. No estaba pasando un buen momento personal y eso lo hacía peor. Un día dije que había que hacer algo con todo esto y hoy las cosas se ven de otra manera. Tenemos un objetivo”, dijo Natalia Victoria, directora municipal del Archivo.

Centenario tiene una historia rica. Ha sido un pueblo de pioneros, que marcaron una tendencia de trabajo en Neuquén, dentro del Alto Valle. Una gran parte de sus antiguos pobladores se está extinguiendo y hoy esos relatos se decodifican a través de documentos.

Rigurosa clasificación

A mediados de los años 90, parte de la documentación que existía se utilizó para escribir un libro. Sin embargo, el tiempo hizo que muchos de los papeles desaparecieran. Es por eso que en la actualidad los documentos de más de 30 años son tratados con más rigurosidad histórica. “Hubo una decisión desde Recursos Humanos de ordenar este lugar. Se está clasificando por el valor histórico, por las finanzas y también todo lo que respecta a las obras que se hicieron en la ciudad”, indicó Victoria.

Al Archivo no entra nadie sin autorización. Es un sitio sagrado, por decirlo de algún modo, que aún no atiende al público, se encuentra en plena restauración y guarda la historia local.

Quiénes son los encargados de restaurar el pasado

NEUQUÉN

Las personas que están al frente del Archivo toman algunos recaudos, a pesar de que el edificio no es el mejor. Toman los documentos con guantes de látex para no dañar los más viejos. Graciela Cárdenas y Sandra García están abocadas a clasificar la información de tierras, lotes rurales y las obras de la ciudad. Stella Irribaren y Marisa Montoya lo hacen con todo el personal municipal histórico. Pablo Montañez se encarga de la información contable, Daniel Valdez recibe los archivos para digitalizar y Jorge Roldán está en la parte operativa.

1200 cajas tiene el Archivo Municipal de Centenario. En el lugar hay diversos papeles, desde cuánto ganaba un funcionario hace más de tres décadas, viejos recibos de sueldo e instrucciones que daban los ex intendentes en un pueblo chico, hasta las comunicaciones que llegaban desde Nación cuando Neuquén era territorio.

“Cuando llegué acá, era todo un desorden. Creo que el trabajo lo tomé como una terapia y ahora muchos quieren sumarse a esta tarea, que estaba mal vista por las condiciones del lugar",Natalia Victoria,Directora del Archivo de la Municipalidad de Centenario

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído