El clima en Neuquén

icon
Temp
83% Hum
La Mañana cáncer

Cerrar la brecha contra el cáncer

El cáncer es una enfermedad que acaba con la vida de 10 millones de personas por año en el mundo. Es la segunda causa mundial de muerte. Se puede prevenir.

El cáncer es una enfermedad que acaba con la vida de 10 millones de personas por año en el mundo. Es la segunda causa mundial de muerte. Se puede prevenir. Se puede evitar. Se puede curar. Se origina en una célula. Puede ser una célula de cualquier parte del cuerpo (¡y tenemos muchas, en un centímetro cúbico entra un millón de células!).

Esta célula microscópica se avería por diferentes motivos (mutaciones genéticas) y empieza a reproducirse y a formar un bulto o “tumor” (salvo en el cáncer de la sangre que no suele formar bultos).

Te puede interesar...

A medida que el bulto celular crece, empieza a ocupar lugar, a comprimir y a dañar lo que hay a su alrededor. A veces causa dolor, a veces no. Hay tumores que son benignos porque se quedan ahí, en el lugar que se originaron.

Pero en otros, alguna de estas células se desprende del bulto original y viaja por el cuerpo (por la sangre, por los líquidos linfáticos, o por las grandes cavidades de nuestro organismo). Cuando encuentra un lugar “cómodo”, se instala y empieza a formar un nuevo bulto, una nueva colonia originada en una célula, una metástasis. Y ésta colonia hija, no es exactamente igual al tumor original, suele tener más mutaciones genéticas. Y el ciclo continúa.

A los tumores que tienen esa capacidad (de dar metástasis) se los llama “malignos”. O también se los llama “cáncer”.

COI-111 (1).jpg

Como vivimos en un ambiente con muchos agentes causantes de mutaciones genéticas (las radiaciones, el humo, agentes químicos, agentes biológicos como virus, etc), es bastante común que en nuestro organismo se averíe una célula. Sin embargo, no es tan común que se formen tumores, al menos hasta cierta edad. ¿Por qué? Porque existen sistemas que reparan esos daños, y “limpian” el cuerpo de tumores. Se trata de sistemas celulares de reparación del ADN y del sistema inmunológico (el sistema de las defensas). Si estos sistemas fallan, el tumor se desarrolla y ocurre el cáncer.

¿Qué tan cierto es que se puede prevenir?

Al menos, un tercio de los cánceres más comunes se pueden evitar con medidas sencillas. El cáncer de pulmón causa más de 2 millones de muertes anuales y casi no existiría si la gente no fumara.

El cáncer de cuello uterino, muchos de los cánceres de la garganta entre otros, son causados por el virus del HPV. La vacuna contra el virus del HPV previene estos cánceres.

El alcohol causa cáncer de la boca, de la garganta, del esófago, del estómago, del hígado, y aumenta el riesgo de cáncer de mama y colon. La obesidad y el sedentarismo aumentan el riesgo de muchos tipos de cáncer, entre ellos el de colon, recto y páncreas. Las radiaciones solares causan en cáncer de la piel. Las infecciones por el virus de la hepatitis B (se previenen con la vacuna), hepatitis C, virus de Epstein-Bar, la bacteria Helicobacter pylori aumentan las posibilidades de distintos tipos de cánceres.

Si bien cualquier célula puede originar un cáncer, está estudiado cuáles son las edades y los tipos de cánceres más comunes. En muchos de ellos, si se descubren cuando son muy chiquitos, es muy fácil curarlos. Y con esta información se diseñan estudios médicos para detectar precozmente los tumores. Por eso, se recomienda el tamizaje o screening, que significa hacer estudios a personas (aparentemente) sanas buscando tumores invisibles. Estos estudios consisten en la mamografía en las mujeres mayores de 40 años, la tomografía de tórax en los fumadores, el PAP en las mujeres que comienzan a tener relaciones sexuales, la sangre oculta en materia fecal y colonoscopia, y el control médico periódico en general.

Con la edad, el riego de cáncer aumenta, simplemente porque vamos sufriendo más mutaciones, y los sistemas de reparación y de defensas envejecen.

Una vez que nos enfermamos, es importante saber que el cáncer se cura. Y si bien es más fácil de curar en etapas iniciales, siempre es posible ayudar al enfermo. Globalmente, es posible curar a más del 50% de los cánceres.

Una vez que la persona se enfermó, es muy importante que acceda rápido a buenos cuidados médicos. Si la enfermedad se cura con una cirugía compleja que solo unos pocos cirujanos la saben hacer, solo unos pocos pacientes se van a curar. Si la enfermedad se cura con una droga carísima, muchas personas van a morir por falta de acceso a la medicación. Si el tratamiento es más eficaz con un equipo de radioterapia carísimo, a la gente que no lo pueda pagar le va ir peor.

coi7.jpg

Si para que al enfermo lo atienda el especialista tiene que viajar muchísimo o tiene que esperar muchísimo, las personas con menos recursos se van a morir más.

Y esto está medido: el 70% de las muertes anuales por cáncer ocurren en países de ingresos medianos y bajos.

A veces no es posible curar. Pero se puede lograr que la persona pueda vivir mucho mejor ese tiempo (sin sufrimiento). Ese tiempo también se puede prolongar, incluso años, con los tratamientos adecuados. El acceso a los cuidados paliativos es un derecho.

Entonces, hay muchas formas de vencer a una de las enfermedades más mortales del planeta. Pero requieren de recursos complejos y costosos. Muchas personas no pueden afrontar los costos de los estudios y tratamientos médicos necesarios. Es la responsabilidad del Estado asegurar el mejor acceso a la salud de los ciudadanos.

Recientemente, el Ministerio de Salud de la Nación, mediante la publicación de la Resolución Ministerial 29/2022 genera un “Modelo de Convenio Marco para la adhesión de las jurisdicciones con el objeto de determinar las condiciones de adhesión, cooperación y colaboración para desarrollar acciones conjuntas con el Banco de Drogas Especiales”.

Básicamente, designa arbitrariamente 82 medicamentos que se van a cubrir por el Estado. Y deja afuera de la lista a muchos medicamentos extremadamente útiles para tratar el cáncer.

Esta nómina de medicamentos ha sido elaborada por funcionarios, sin tener en cuenta la recomendación de las sociedades científicas de profesionales que estudian y tratan el cáncer en nuestro país.

La Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC) elabora y actualiza todos los años unas guías de práctica clínica y recomendaciones donde se especifica técnicamente cual es la mejor forma de tratar el cáncer en la Argentina.

Sería importante que se convoque a las sociedades científicas para decidir cómo se debe tratar el cáncer en nuestro país.

Estas cuestiones afectan directamente a cómo se van a administrar los recursos que se destinan a tratar el cáncer. Y esto condiciona el acceso. El lema de este año del día Mundial Contra el Cáncer de la Organización Panamericana de la Salud es “Cerrar la brecha contra el cáncer“.

Para pensar…

(*) Médico - Profesor en Medicina - Especialista en Medicina Interna - Especialista en Oncología Clínica - Master en Oncología Molecular - Director Médico de Oncología de Leben Salud - Miembro Vocal de la Comisión Directiva de la AAOC

MN 96850 MP NQN 5556 MP RN 5207

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario