Chamuyo para quedar bien

En educación, el gobierno argentino dice una cosa y hace lo contrario, como el ajuste universitario.

El poderoso G20, del cual Argentina (aún) forma parte, ha puesto especialmente sus ojos en el país, donde se vienen realizando diversas deliberaciones vinculadas a la agenda global.

Una de las actividades que llamó la atención es la que se realizó la semana pasada en Mendoza, ocasión en la que se analizó la cuestión de la educación en los países miembros y se convino en reconocer la importancia que esta tiene en los objetivos de desarrollo. Es más, es la primera vez que ese organismo debate sobre educación.

Te puede interesar...

El ministro argentino del área, Alejandro Finocchiaro, no desentonó en su discurso al señalar que “sin educación no hay desarrollo económico, social y cultural de nuestros países”.

Y, en efecto, tiene razón el ministro argentino, por lo cual el monumental desfinanciamiento y ahogo presupuestario que el gobierno de Mauricio Macri aplica a las universidades argentinas confirma el despropósito de su política y el doble discurso con el que se maneja, tanto hacia adentro como hacia afuera del país.

Y no sintieron ninguna vergüenza los funcionarios argentinos, durante las deliberaciones de Mendoza, por la gravedad de la situación. Justamente, la semana pasada las universidades realizaron multitudinarias manifestaciones de reclamo y esta región no fue la excepción.

Las marchas de la comunidad universitaria cosechan cada vez más adhesiones de la gente, especialmente entre quienes no tienen la posibilidad de pagar un arancel en una casa de estudios privados.

En eso coinciden con los funcionarios argentinos. Sólo que estos dicen una cosa y hacen otra.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído