El clima en Neuquén

icon
19° Temp
55% Hum
La Mañana Himalaya

¿Por qué el Himalaya es la cordillera más alta del mundo?

Un grupo de investigadores revela que la cadena montañosa no se formó como habían supuesto durante mucho tiempo.

Una reciente investigación, publicada en la revista 'Nature Geoscience', introdujo una innovadora técnica para evaluar la topografía en eras pasadas, revelando que el Himalaya estaba situado a más de la mitad de su altura actual antes de la colisión continental que lo transformó en la cordillera más alta del mundo.

Las cadenas montañosas desempeñan un papel fundamental en la configuración del clima global, influenciando el tiempo y modelando la vida vegetal y animal en sus laderas y valles circundantes. A medida que el aire caliente se eleva en la dirección del viento y se enfría, la humedad se condensa en forma de lluvia y nieve. En contraste, en la cara opuesta, se produce un fenómeno conocido como "sombra de lluvia", dando lugar a desiertos. Esto hace que la formación de cordilleras sea un tema de gran interés para los investigadores que estudian y modelan los climas del pasado.

En este contexto, un equipo de científicos de la Escuela Doerr de Sostenibilidad de la Universidad de Stanford (EE. UU.) ha adaptado una técnica originalmente utilizada para analizar meteoritos con el fin de medir altitudes históricas en rocas sedimentarias. Esto ha llevado a la sorprendente conclusión de que el Himalaya ya tenía una altitud significativa antes de la colisión que lo elevó a su altura actual, aproximadamente un 60% de su elevación actual, alrededor de 3.5 kilómetros de promedio.

Page Chamberlain, profesor de Ciencias de la Tierra y Planetarias en la Escuela Doerr de Sostenibilidad y autor principal del estudio, destaca: "Nuestro estudio demuestra por primera vez que los bordes de las dos placas tectónicas ya eran bastante altos antes de la colisión que creó el Himalaya". Esta revelación podría tener un profundo impacto en nuestras teorías sobre el clima y la biodiversidad en el pasado.

Estos descubrimientos probablemente requerirán una reevaluación de los modelos climáticos antiguos y podrían dar lugar a nuevas hipótesis sobre el clima en la región del Himalaya y el Tíbet meridional, también conocida como el Arco del Ganges. Además, se espera que promueva una investigación más detallada de otras cadenas montañosas significativas, como los Andes y Sierra Nevada.

himalaya.jpg
El Himalaya en su esplendor

El Himalaya en su esplendor

La razón por la que este antiguo debate ha cobrado relevancia recientemente se relaciona con los desafíos inherentes a la medición de altitudes topográficas en el pasado, un campo conocido como paleoaltimetría. Esta tarea es particularmente compleja debido a la falta de indicadores directos de altitud en el registro geológico.

Sin embargo, el equipo de Stanford, en colaboración con investigadores de la Universidad China de Geociencias, identificó un indicador en la composición isotópica de las rocas, basado en la distribución de isótopos de oxígeno. Este método permitió obtener pistas reveladoras sobre la altitud en la que se formaron las rocas sedimentarias.

El oxígeno se presenta en tres isótopos estables en el registro sedimentario: oxígeno 16, oxígeno 17 y oxígeno 18, siendo el oxígeno 17 extremadamente raro, representando solo el 0,04% del oxígeno de la Tierra. Este enfoque novedoso de analizar la composición isotópica de las rocas llevó tiempo y recursos, pero finalmente proporcionó datos significativos.

El estudio, respaldado por una subvención de la Fundación Heising-Simons, primero se probó en las montañas de Sun Valley en 2020 antes de centrarse en el Himalaya. Al tomar muestras de vetas de cuarzo de altitudes más bajas en el sur del Tíbet y aplicar el análisis de oxígeno triple, el equipo demostró que los fundamentos del Arco Gangdésico ya eran mucho más altos de lo previamente estimado, mucho antes de cualquier colisión tectónica significativa.

Daniel Ibarra, el primer autor del estudio, quien actualmente es profesor asistente en la Universidad de Brown, concluye: "Los expertos han sostenido durante mucho tiempo que se requería una colisión tectónica a gran escala, del tamaño de un continente, para producir el tipo de elevación necesaria para crear las altitudes del Himalaya. Este estudio desafía esa creencia y abre nuevas e intrigantes perspectivas".

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario