Científicos proponen "charlar" con las mascotas

Descubrieron que entre los animales también hay diálogos.

Son notables las expresiones y movimientos que los perros realizan cuando un humano les habla, lo que deja entrever sus habilidades para entender lo que se les quiere comunicar. Y un estudio propone acortar la brecha en esa comunicación, demostrando que ellos utilizan el mismo sistema de los turnos para hablar. O sea: esperar que hable el otro y dialogar, según explica una investigación publicada en The Royal Society.

Los perros no tienen capacidad verbal pero su “lenguaje” pasa por la comunicación visual, olfativa, auditiva y táctil. Un ejemplo es cómo miramos a nuestras mascotas: si la vista se clava directa y persistente a sus ojos, puede indicar un desafío; mirarlos hacia la cola o el lomo, dominancia; y hacia el costado, neutralidad. Así, entienden si estamos contentos o no con ellos. De todos modos, este estudio sugiere que el humano no intente que el animal entienda cada una de las palabras, aunque sí que interprete la oración y, especialmente, el contexto. En cuanto al tono de voz que utilizan los humanos para hablar con sus mascotas, a pesar de que éstas no puedan responder con una comunicación verbal, tiene una enorme importancia, porque ellos tendrán una guía clara de qué trata la situación según el modo de hablar de su dueño, la entonación, la duración y la intensidad. Esta investigación, además, incluyó otras especies (aves, insectos, anuros y otros mamíferos) buscando comprender cómo se comunican entre ellos, comparándolos con la comunicación verbal que tienen los humanos y entre los humanos y los animales, con el fin de acortar la brecha entre los animales y las personas y así lograr el entendimiento entre especies respetando los turnos.

Esperar el turno: esta investigación incluyó otras especies, como aves, insectos y anuros ranas y sapos).

El lenguaje es corporal perros & gatos. Por Sergio Gómez (veterinario)

Los perros se comunican principalmente a través del lenguaje corporal, el cual incluye la posición de la cola, las orejas y los ojos, la actitud corporal y sus movimientos y la expresión facial. Siempre hay que observar el animal entero y el contexto en el que se encuentra, ya que por ejemplo cuando un perro mueve la cola no necesariamente es de manera amistosa: si además de eso el cuerpo está tieso, tiene las orejas para atrás y el cuerpo está encorvado, quiere decir que no está contento. Existen cinco grupos de lenguajes corporales: miedo, ansiedad, agresividad, relajación y excitación. Es importante tener en cuenta que puede demostrar más de uno al mismo tiempo, o que factores como el estrés pueden hacerlo pasar de un estado a otro rápidamente. Si tu perro se encuentra con otro, tenés que mantener la calma y dejar que se huelan, siempre observándolos detenidamente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído