El clima en Neuquén

icon
19° Temp
42% Hum

Cipo no debe desarmarse

Tras quedar un paso de las semi del Federal A, el Albinegro tiene que potenciar su base y soñar en grande

En un fútbol tan resultadista y exitista, donde salir segundo se toma como un fracaso, algunos desmerecerán la campaña de Cipolletti en un duro Federal A del que acaba de despedirse de manera dolorosa y traumática (por penales en cuartos de final). Más allá de que la grandeza del Albinegro invita a no conformarse nunca si no se consigue el ansiado ascenso y del sabor amargo que deja quedar eliminado de esa forma en instancias avanzadas, la realidad señala que el saldo igualmente es favorable.

Son más los aspectos positivos que los negativos tras una nueva y valiosa participación en la tercera categoría del fútbol argentino. Por empezar, dio varios pasos adelante respecto a las temporadas anteriores. Recuperó el protagonismo perdido, fue animador permanente en su zona y en los play offs cayó de pie y en la lotería de la definición desde los doce pasos.

Te puede interesar...

Volvió a los primeros planos en la divisional, lo mínimo que se le puede exigir a un club de tamaña envergadura, ya sea por historia y arraigo popular.

Si bien al equipo no le sobró nada, el entrenador Gustavo Raggio supo armar una estructura sólida y la pegó con el 9, Juan Pablo Zárate -oleador del certamen-, acaso el refuerzo que más rindió en los últimos años. Pues bien, ahora la pelota la tienen los dirigentes. La base está, como decía el Bambino Veira. Sobre esos cimientos hay que construir y potenciar lo que se tiene, sin desarmarse, para el próximo año intentar llegar más lejos aún y por qué no, soñar con dar el zarpazo a la segunda divisional de AFA.

Si ello ocurre, esas lágrimas de tristeza del plantel y del pueblo albinegro que copó Río Cuarto, en 2022 quizás sean de emoción a esta altura del calendario.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario