Cómo elegir el protector solar adecuado para este verano

Es importante protegerse tanto de los rayos UVA como de los UVB.

En el verano, el sol es nuestro aliado pero, a la vez, puede convertirse en nuestro enemigo. Por eso, usar bloqueador solar es fundamental para llevar una vida saludable: disminuye los riesgos de cáncer de piel, retrasa los signos de envejecimiento prematuro y previene manchas y arrugas. La oferta de protectores solares es cada vez mayor y más específica, lo que significa que debemos informarnos más para dar con el producto que se ajuste a nuestra piel y a nuestras necesidades.

Lo primero que se debe entender es qué significa el factor de protección solar y cuáles son los distintos tipos que existen. “Las pantallas o protectores solares son productos que filtran o reflejan las radiaciones ultravioletas A y B, impidiendo que la piel se dañe. Todos los protectores tienen una graduación llamada SPF (sun protection factor), que mide su índice de protección. La Monografía Final sobre Protectores Solares determinó que, en los casos de necesitarse una protección más alta, se engloben a todos los protectores de ultra protección como 50+ para no confundir al consumidor”, indicó la doctora Patricia Dermer, representante en Argentina de la Skin Cancer Foundation y directora de Lidherma.

Te puede interesar...

La graduación SPF mide el índice de protección del producto. El número del factor indica su tiempo.

Antes de optar y comprar un protector, es necesario conocer algunos datos: “Actualmente se recomienda el uso de factores de protección mayor a 15 en el cuerpo y mayor a 30 en el rostro. El número de factor indica la cantidad de tiempo que una persona (en condiciones ideales) puede estar expuesta al sol sin ponerse colorada (eritema), ya que ese es el signo primario de daño solar. Por ejemplo, si una persona se pone colorada (se quema) al estar 15 minutos al sol sin protector solar, tardará aproximadamente 30 veces más si tiene un protector solar SPF 30 (aproximadamente cinco horas)”, detalló la especialista.

“Actualmente se recomienda el uso de factores de protección mayor a 15 en el cuerpo y mayor a 30 en el rostro, pero hay que ir renovando la crema constantemente”.Patricia Dermer. Representante en Argentina de la Skin Cancer Foundation

Además, Dermer advirtió que es necesario leer atentamente los envases, donde debe estar especificado de qué tipo de rayos protege el producto. “En general, todos filtran los rayos UVB, pero también existen los que filtran los rayos UVA. Aquellos que son resistentes al agua permanecen en la piel hasta después de un baño de 40 minutos y protegen del sudor al realizar actividades físicas bajo el sol. Es importante asegurarse de que el protector elegido no contenga ácido paraminobenzoico, un filtro químico que solía usarse para frenar la acción de los rayos UVB, que puede sensibilizar la piel y provocar alergias”, opinó, y recomendó hacer una visita al dermatólogo para averiguar qué tipo de protección necesita cada uno según su tipo de piel.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído