Con la tolerancia cero perdieron los que cumplen

Hugo Righetti. Ex concejal de la ciudad por el MPN

La nueva ordenanza de tolerancia cero hizo que mi libertad ciudadana de asumir mi responsabilidad individual ante la sociedad, en mis acciones de convivencia, fuera mutilada. Esto pasó porque eligieron el camino de prohibir sin pensar en el 90 por ciento de la población que respeta las normas. Optaron por no profundizar las penas civiles y penales contra aquellos que no respetan las normas. Está lejos de ser justo no poder tomar una copa de vino en un restaurante, en mi casa, en una reunión de amigos, y sobrellevar la carga de que al regresar deba pagar otro transporte o que un amigo sea el encargado de manejar.

Realmente es una locura para todos los que somos responsables.

La anterior ordenanza, que permitía una graduación de 0,5 gramos de alcohol en sangre, no era un capricho. Ese número fue producto de un estudio hecho por profesionales de la medicina junto a instituciones de tránsito, que comprobaron que con ese porcentaje uno retiene el control de su actos y sus reflejos para el manejo.

"Hay que buscar equidad en las decisiones. Con esta ordenanza perdimos los que cumplimos con las normas dentro de la ciudad". Hugo Righetti. Ex concejal del MPN

Tomar decisiones extremas que abarcan a vecinos que se comportan en forma civilizada no termina con el problema.

Creo que es más efectiva la concientización, fundamentalmente en los lugares donde se consume alcohol y además la aplicación real de leyes que castiguen a los infractores.
No se puede gobernar haciendo pagar a inocentes por culpables. Cuando el estado sólo prohíbe, es porque falló como tal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído