Conflicto docente: piden diálogo para volver a las aulas

Desde el programa Jóvenes Líderes alertan sobre los perjuicios de los paros.

El grupo de mujeres y varones que integran el programa Jóvenes Líderes de la Casa de las Leyes redactó una carta que expresa su preocupación por el conflicto docente y apela a un “diálogo constructivo” con el objetivo de alcanzar una solución al problema, que ya se traduce en 42 días sin clases para los alumnos de la provincia.

Los jóvenes, que se autodefinen como ciudadanos de distintas procedencias e ideologías políticas, insistieron en la importancia de la educación pública para el desarrollo de la sociedad y la consideraron “la llave que abre las puertas de un futuro de inclusión y desarrollo humano que garantice la equidad de oportunidades y las relaciones pacíficas”.

Walter Suárez, de 30 años, es uno de los neuquinos que participan de este curso y explicó que la misiva surgió como conclusión de uno de los módulos del programa, que versa sobre resolución de conflictos sociales y civiles.

Salida

“Como todos nos vemos afectados por el conflicto docente, pensamos en buscar una solución”, detalló.

Según indicó, es necesario generar espacios de diálogo que incluyan no sólo a los protagonistas del enfrentamiento, como ATEN y el Gobierno, sino también al resto de los actores sociales ya que, según señaló, la falta de clases afecta a la provincia en su conjunto.

A través de las herramientas obtenidas en el curso, insistieron en la participación de “otros actores como docentes, padres y madres en defensa de la educación, coordinadoras de centro de estudiantes y alumnos en general, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil”.

Convocatoria

En ese sentido, propusieron “una convocatoria de diálogo que permita no sólo destrabar este conflicto en particular, sino que este proceso siente las bases para una transformación de la educación pública provincial”.

Según expresó uno de los integrantes del grupo, que se denomina Jóvenes Neuquinos por el Diálogo Constructivo, la falta de clases no se produce tan sólo por el cese de actividades de los trabajadores de la educación, sino también por otras falencias en el sistema, como fallas edilicias y falta de presupuesto.

Suárez explicó que ya ha vivido estas medidas de fuerza desde el rol de alumno y siente que la situación se agrava aún más con el correr de los años.

Por eso, la carta propone “abordar el conflicto por la educación de forma transformadora, atacando sus causas estructurales y no sólo sus episodios”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído