Icono de Alerta

Hoy para comprar o salidas recreativas: documentos terminados en par

COVID-19 y el daño colateral

El impacto psicológico que está teniendo el aislamiento es un fenómeno que debe ser analizado.

La pandemia nos ha puesto en un escenario complejo donde tenemos que permanecer aislados y con distintas medidas de cuidado para evitar el contagio, pero a su vez los factores económicos y el encierro comienzan a ejercer presión en las personas.

No hay debate posible entre la salud y la economía, acá hablamos de la vida o la muerte. Pero con el paso de los días, muchos entienden que a la muerte no solo se puede llegar por el coronavirus, sino también por las dificultades económicas que enfrentan aquellos que ven cómo la empresa o el comercio que montaron con tanto esfuerzo y durante tantos años se les va a pique. Otros que son monotributistas y que si no laburan no ven un peso y carecen de espalda para afrontar semejante parate.

Te puede interesar...

A esto se suma que los chicos y adolescentes no volverán a clases por un tiempo largo, al menos hasta septiembre de acuerdo con las proyecciones, lo que conlleva una serie de dificultades puertas adentro de las casas porque los pibes también padecen los efectos del encierro, más allá de que la tecnología les facilita en cierto sentido los vínculos con sus pares.

Por eso, mientras muchos se dedican a analizar el fenómeno, otros lo padecen porque la complejidad que ofrece no solo trae aparejado el temor del contagio y la muerte, sino también la ansiedad por la aparición de una vacuna.

Por ahora, hay una supuesta “nueva normalidad” que no es gran cosa, pero es lo que hay. Lo cierto es que hay que revisar el daño colateral que genera la pandemia, porque el coronavirus en forma directa afecta las vías respiratorias, pero indirectamente está vulnerando los aspectos psicológicos y las ansiedades de las personas.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario