Crecen pedidos de ayuda por violencia de género

Desde el paro de mujeres hubo 198 denuncias a la línea 148.

Sofía Sandoval

ssandoval@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Los llamados de mujeres que son víctimas de violencia y solicitan asistencia a la línea 148 se multiplicaron después de la multitudinaria marcha del 8 de marzo, que se dio en una provincia sacudida por el reciente doble femicidio de Las Ovejas. Desde esa fecha, se avanzó en actividades de capacitación pero no en la construcción de refugios para las víctimas.

Según informaron los responsables de la línea 148, el servicio recibió, durante su primer año de funcionamiento, un llamado cada dos días proveniente de mujeres violentadas. Desde el 8 de marzo hasta hoy se recibieron, en promedio, 2,6 llamados cada jornada. El número representa un total de 198 pedidos de ayuda en los últimos dos meses y medio.

Por su parte, el Observatorio de la Violencia contra las Mujeres dependiente de la Subsecretaría de las Mujeres estimó que se dio un incremento del 10% en los registros de casos de violencia contra ellas, según una recopilación de informes de todas las instituciones que las reciben en esas circunstancias.

Para Patricia Maistegui, titular de esa subsecretaría, la suba se da en parte por el incremento poblacional y también por los talleres informativos que empoderaron a las mujeres, que ahora conocen sus derechos, las leyes vigentes y la posibilidad de denunciar. “También sigue quedando una franja que no denuncia”, acotó.

Las muertes de Karina y Valentina eran aún una herida abierta cuando el gobierno provincial anunció la adhesión a un Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia Contra la Mujer, que incluye la construcción de un refugio para mujeres y actividades de capacitación.

Piden más refugios

Según explicó Maistegui, el gobierno provincial aún está en la búsqueda de un terreno para que la administración nacional aporte los fondos de la construcción del nuevo refugio, que luego será administrado con equipamiento y personal de la provincia. Si bien aseguró que el espacio existente puede resultar insuficiente, aclaró que trasladar allí a las mujeres debería ser un último recurso.

Desde el Frente de Izquierda, sin embargo, la concejal Patricia Jure insiste en la necesidad de crear al menos 20 refugios para las víctimas de violencia que alcancen a la población en crecimiento. Por eso, presentó un proyecto de ordenanza del que podría obtener un despacho favorable en la comisión del próximo martes.

“Ya estuve hablando con otros bloques que lo van a acompañar, la idea es sumar no sólo los refugios sino un subsidio para que puedan independizarse del violento, planes de finalización de estudios y otros apoyos”, explicó la concejal y agregó que es necesario que estos espacios cuenten con recursos suficientes y personal de planta “para que no atiendan vulnerados a vulnerados”.

“Los refugios son un paliativo; es necesario modificar las conductas de sumisión y de violencia y hacer cumplir la ley para excluir al varón violento y dejar a la mujer y los niños en su hábitat”, opinó Maistegui, quien insistió en la importancia de otras actividades menos tangibles que tienden a erradicar la violencia de género.

En ese sentido, explicó que todas las patas del Estado deben intervenir para brindar espacios de contención para las víctimas y herramientas para que puedan iniciar una vida lejos de ese entorno violento. “Son relaciones complejas, donde están mezclados los afectos y en muchos casos es difícil tomar distancia”, aclaró.

144

22 de febrero fue el doble femicidio de Las Ovejas que conmocionó a la provincia.

En Neuquén funciona un solo refugio con 16 camas

En Neuquén existe un solo refugio que recibe a las mujeres víctimas de violencia. Ayer, 11 de sus 16 camas estaban ocupadas y su encargada, Marcela Quiroga, aseguró que se mantiene en esos niveles desde el último verano.

Según explicó, el refugio cuenta con dos operadoras por turno y una coordinadora que acompañan a las mujeres para que puedan cocinar y desarrollar poco a poco su autonomía.

En la mayoría de los casos, vienen derivadas de equipos interdisciplinarios de la línea 148 o del área de Salud, que las ayudan a denunciar y a acceder a un subsidio para independizarse.

El refugio amplió recientemente su cantidad de plazas y siempre mantiene una cama reservada para recibir a personas víctimas de trata y otra para aquellas mujeres que accionan el botón antipánico.

Quiroga aseguró que el espacio se encuentra en buenas condiciones edilicias, aunque señaló que es necesario contar al menos con un espacio de tránsito para las mujeres a las que les cuesta más rehacer su vida tras los episodios violentos. “En el refugio pasan entre 7 y 10 días, y sería bueno un espacio para después”, aclaró.

Sin embargo, consideró que no es necesario poblar la ciudad de refugios sino trabajar en otras políticas para erradicar la violencia.

“La palabra refugio de por sí no es buena, ellas no deberían ser refugiarse de esa situación”, expresó Quiroga, quien agregó: “Quizás sería bueno tener un refugio más y hogares de tránsito, pero lo ideal sería que sea el agresor al que excluyan del hogar en lugar de la víctima”.

¿Qué se hizo desde el #8M hasta hoy?

Aunque desde la masiva marcha del Día de la Mujer hasta hoy se multiplicó la cantidad de denuncias, aún no se dieron grandes avances en las políticas públicas que miles de mujeres exigieron al grito de Ni Una Menos.

El lunes, el gobernador Omar Gutiérrez anunció la provincialización de la línea 148 de asistencia a las víctimas de violencia, que antes funcionaba en la región de la Confluencia y un puñado de localidades neuquinas. El objetivo es que este dispositivo comience a atender también los casos del interior.

Si bien se suscribió un convenio para construir un refugio amplio que reciba a las mujeres que quieren alejarse de hogares violentos, desde la Subsecretaría de Mujeres afirmaron que aún no se eligió el terreno de propiedad provincial donde se emplazará el edificio.

A nivel local, la concejal Patricia Jure presentó un proyecto para construir un refugio de mujeres cada 20 mil habitantes. Antes, y durante su etapa como diputada, había presentado un proyecto similar en la Legislatura que no prosperó, pero espera el acompañamiento de otros bloques para avanzar en la ciudad.

Patricia Maistegui, subsecretaria de las Mujeres, explicó que el trabajo para erradicar la violencia comenzó incluso antes de firmar el convenio con Nación e incluye el apoyo a diversos municipios que ya han iniciado programas de concientización que buscan empoderar a las mujeres para que conozcan sus derechos y las leyes vigentes.

LEÉ MÁS

Violencia de género: luz verde para los abogados gratis

Datos que estremecen: la radiografía de la violencia de género en Neuquén

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído