Cuatro meses de prisión para el policía que disparó

Un juez le dictó la preventiva a Fabián Escobar, acusado de homicidio agravado en grado de tentativa por balear al delegado de UPCN.

Carolina Diocare
carolinadiocare@gmail.com

NEUQUÉN
“No quiero decir nada, no me siento capaz”. Esa fue la única frase que atisbó a decir Fabián Escobar, el policía acusado de dispararle el miércoles al gremialista de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), Luis Bastidas, en la sede del Ministerio de Seguridad, Trabajo y Ambiente durante una manifestación. La Justicia le formuló cargos al uniformado por homicidio en grado de tentativa y le dictó cuatro meses de prisión preventiva.

“El acusado es policía y, como tal, conoce los protocolos de actuación”, afirmó el juez Piedrabuena.

Ayer a las 8, el edificio de Yrigoyen 179 amaneció vallado, en un intento de asegurar las medidas de seguridad. Sin un horario previsto con antelación, a último momento se confirmó que la audiencia comenzaría a primera hora.

En el inicio, el defensor oficial Gustavo Vitale pidió la palabra y solicitó la suspensión de la audiencia, y la controversia no se hizo esperar. El abogado explicó que Escobar ya había designado a un letrado particular, que no estaba presente, y por lo tanto él no podía ejercer la defensa. Tras un cuarto intermedio y la participación de una nueva defensora pública, Natalia Pelosso, el conflicto se resolvió. Luego, la fiscal de la causa, Valeria Panozzo acusó a Escobar de homicidio en grado de tentativa, calificado por el uso de arma de fuego y abuso de sus funciones, como miembro integrante de las fuerzas policiales.

Además, la fiscal solicitó dos meses para efectuar la investigación del caso y cuatro de prisión preventiva, bajo el argumento de que el policía podría incidir y entorpecer el proceso. “Modificó la escena. Palos y bombos fueron removidos”, detalló Panozzo.

El hecho ocurrió el miércoles, alrededor de las 12, cuando Escobar se encontraba en el interior del ministerio ubicado en Santiago del Estero 89 cumpliendo con su función de efectivo policial. Al respecto, la fiscalía describió que en esas circunstancias un grupo de personas arribó al lugar realizando un reclamo salarial. “Luego de romper los vidrios con piedras, algunos de los manifestantes ingresaron al edificio. Fue allí cuando Escobar extrae su arma reglamentaria, apunta y dispara contra el cuerpo de Bastidas”, describió Panozzo.

La defensa apuntó que fueron los manifestantes quienes comenzaron a romper las instalaciones y posteriormente ingresaron de manera violenta. “No está acreditado que haya querido matar, no hizo nada para ser agredido, fueron derecho a pegarle”, sostuvo Pelosso y argumentó que en ese momento su compañero estaba tirado en el piso.

“La idea no era disparar para matar”, señaló la defensora y expresó que la acusación debería ser por lesiones graves con exceso de legítima defensa. A su vez, solicitó prisión domiciliaria para su defendido en caso de que no le concedieran la libertad.

Luego de un nuevo y aún más extenso cuarto intermedio, el juez Diego Piedrabuena avaló la formulación de cargos de la fiscalía y dictó la prisión preventiva a Escobar. La defensa adelantó que impugnará el fallo. “El acusado es policía y como tal conoce los protocolos de actuación. Su conducta posterior a los hechos hace presumir su intención de entorpecer la investigación”, aseguró el juez.

FRASES
“(Escobar) Había habilitado el arma y nadie había sido agredido. La decisión de disparar la había tomado, la acción estuvo premeditada. El forcejeo no está acreditado”.
Valeria Panozzo Fiscalía de Delitos Violentos Contra las Personas
“La decisión de usar el arma no es suficiente para acreditar que tuvo la intención de matar. El movimiento fue al azar, no fue dirigido hacia las personas”.
Natalia Pelosso Defensora del cabo Fabián Escobar

HEMATOMAS
Policía golpeado sigue estable

El cabo Omar Bravo, que recibió varios golpes en el rostro durante los incidentes ocurridos el miércoles en el Ministerio de Trabajo, continuaba anoche internado en el Policlínico Neuquén, estable y en observación. Los médicos esperan la evolución del hematoma que tiene en el ojo para descartar otras lesiones y la pérdida de la visión.

Humberto Lorandi, director de la clínica, informó que se le realizaron estudios complementarios y que “neurológicamente no presenta problemas, posee una fractura en la órbita ocular y un gran hematoma en la zona del ojo”. Aclaró que “no se observaron lesiones” en esa área, aunque señaló que hay que esperar su evolución en las próximas horas.

Bravo recibió ayer la visita de sus padres de Zapala.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído