De elecciones y díscolos

El MPN deja para luego de todas las elecciones del 2019 las sanciones para los que jugaron para otras fuerzas.

En la foto de hoy, el MPN está en modo crucero. La amplia diferencia que consiguió en las elecciones provinciales le da un nuevo ímpetu para ir por lo siguiente: los comicios de la capital y un puñado de municipios donde tiene buenas chances de acá a fin de año. En parte, ese aire renovado también hace pie en la interna de Cambiemos en la capital, que trata de reacomodarse en medio de la compleja sucesión de Horacio Quiroga.

El intendente no puede reiterar, y medio a regañadientes está a punto de ungir a un candidato. Se verá en las próximas horas. En este contexto, el MPN sale de la resaca del festejo y trata de subir la apuesta. Tiene, parece, tiempo para mirar hacia adentro. Ese proyecto de poder de medio siglo que también es el partido provincial parece que necesita mostrar quién tiene el sartén por el mango.

Te puede interesar...

Hace dos meses todo parecía discutible: el camino a las urnas en la provincia estaba sembrado de dudas-trampas. Algunos mordieron el anzuelo (o jugaron fuerte) y perdieron. Hay militantes que decidieron ir por fuera del partido y funcionarios de planta política que hicieron lo mismo. En el MPN juran que “las bases” claman por sanciones para los “díscolos”.

Uno, acaso el de más peso, es Jorge Sobisch, que debe estar en su salsa ante otra chance de volver a escena. La Convención partidaria se reunió ayer en Zapala: el presidente de este ámbito, Sandro Badilla, dijo que este debate quedará para luego de las elecciones presidenciales. No vaya a ser que se empioje la ruta electoral, que tiene una primera parada en Plaza Huincul en julio y un premio gordo en Neuquén, donde Mariano Gaido va por una victoria como la que el partido provincial no consigue desde hace 25 años.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído