El clima en Neuquén

icon
22° Temp
20% Hum
La Mañana Animales fantásticos

De Neuquén a Londres: se la jugó y hoy trabaja en Animales Fantásticos 3

Sofía Auer contó cómo desembarcó en la industria audiovisual de Inglaterra donde logró ser parte del film que se estrenará en 2022.

Nacida y criada en Neuquén, Sofía Auer no dudó jamás en ir por sus sueños, aún en los momentos más difíciles. Recibida en la carrera de Diseño de imagen y sonido, se animó -junto a su novio, Francisco Sculli-, a concretar el deseo de ir a vivir por un tiempo a un país que la desafiara desde el idioma y que le permitiera desarrollarse como profesional.

Tras una escala de un año en Vancouver, Canadá, la pareja se fue con lo puesto a Londres y se abrió camino con un presupuesto acotado y sin conocer a nadie en Inglaterra. En medio de altos y bajos se insertaron en la industria audiovisual y hoy son parte de proyectos ambiciosos como Cielo de medianoche (la realización dirigida y protagonizada por George Clooney que actualmente se encuentra en el catálogo de Netflix), la última versión del El Rey León, The Mandalorian, Clifford, The Big Red Dog, Animales fantásticos 3, el film que se enmarca en el mundo mágico creado por J.K.Rowling que se estrenará en abril del año que viene con las actuaciones de Eddie Redmayne, Judd Law, entre otras grandes figuras.

Te puede interesar...

"Desde chica me gustaba el cine, el teatro y la televisión, pero no entendía exactamente qué. Había hecho un poco de expresión corporal y teatro en el secundario. Cuando tenía 15 años hice un curso audiovisual en el que explicaron los roles detrás de cámara y me di cuenta que era por ahí por donde quería ir", contó Sofía desde Londres, donde vive desde julio de 2018.

Vancouver2 sofia auer.jpg

Con esa convicción, siguió la tradición familiar de estudiar en la Universidad de Buenos Aires (UBA) luego de egresar del CPEM 12 de Neuquén. En la facultad conoció a Francisco, su amor y compañero de aventuras que actualmente trabaja como editor de efectos especiales en Avenue 5, la serie de HBO protagonizada por Hugh Laurie.

"Fui transitando diferentes momentos en la carrera. Cuando me anoté pensaba que me gustaba guión, después me di cuenta que no. Fue toda una búsqueda a lo largo de los años mientras cursaba diferentes materias. Ahí fui descubriendo un poco más que producción era lo que me gustaba. El campo laboral en la Argentina es difícil y más sin contactos", sostuvo Sofía quien, pese a ello, consiguió trabajar como asistente de producción en los programas infantiles Jugando cantando (2014) y Aventugigas (2015) en la TDA, ser voluntaria en diferentes festivales internacionales de cine en Buenos Aires y desempeñarse durante cuatro años en el Departamento de Nuevas Tecnologías (perteneciente al Consejo de Televisión) en Argentores.

Con esas experiencias, en 2017 decidió concretar el anhelo de instalarse por un tiempo en otro país donde pueda aprender otro idioma por inmersión, además de nutrirse con las vivencias en otra cultura y desarrollar su profesión.

"El 2016 ha sido un año muy complicado a nivel laboral en la Argentina, ese fue el último empujón. En un primer momento habíamos pensado en Nueva Zelanda por la visa de 'working holiday' (trabajo en vacaciones) pero no llegamos a aplicar. Después vimos un programa para ir a Vancouver en el que tenías que pagar un curso de inglés por tres meses y te daban una visa por un año. Además nos entusiasmaba que tenía una industria audiovisual gigante a nivel de efectos visuales -le llaman el segundo Hollywood-, así que decidimos hacer eso". relató.

En Canadá, como muchos inmigrantes recién llegados hicieron muchos trabajos que no tenían nada que ver con el mundo audiovisual, excepto ella que consiguió aplicar como coordinadora de Box Office del Vancouver Web Fest.

sofia auer Londres3.jpg

"Antes de irnos de Argentina, los dos tramitamos la ciudadanía italiana y cuando se nos estaba terminando el plazo de la visa en Canadá, decidimos irnos a Europa como próximo paso. Con la ciudadanía teníamos la ventaja de que no estábamos limitados en tiempo con la visa. En ese momento Gran Bretaña todavía era parte de la Unión Europea, así que no había problema en venirnos. Eso cambió a partir del 1° de enero de este año", aclaró Sofia a la hora de dar cuenta de los motivos que los llevaron a la ciudad del Big Ben.

Si bien ella había estudiado francés un año en el Instituto de Lenguas Vivas de Buenos Aires, creyó que lo más justo era - teniendo en cuenta a su pareja- ir a un lugar donde se hable inglés. "Además vimos que el 20 por ciento de la producción audiovisual de Europa estaba ahí y realmente lo comprobamos, la industria acá es gigante", destacó la productora antes de recrear la imagen de cuando arribaron a la capital de Inglaterra.

"Llegamos con una valija de 20 kilos, sin contactos, sin amigos. Era la primera vez que pisamos la ciudad. Fue difícil, pero haber pasado por la experiencia de Vancouver nos sirvió, aunque Vancouver es una ciudad más benévola. Además teníamos a los profesores del curso para preguntarles al menos dónde no nos convenía alquilar, acá nada. Cuando recién nos mudamos vivimos dos meses en una habitación que alquilamos en una casa en South Lambeth. No era muy lindo", dijo entre risas.

"Al mes, como el dueño quería vender la casa, nos tuvimos que ir. Encontrar alojamiento en Londres es una tarea titánica y más sin trabajo. Nos mudamos cerca, en un departamento con habitaciones alquiladas por diferentes personas en el barrio Battersea. Al año, cuando nos acomodamos un poco más económicamente, nos mudamos a un departamento solos en Clapham Junction que es donde estamos ahora", sintetizó.

En cuanto a la búsqueda de trabajo, Sofía y Francisco se apoyaron en la plataforma de LinkedIn y dedicaron horas a buscar contactos y rastrear en otras redes oportunidades. Nuevamente, el camino que habían recorrido en norteamérica les sirvió de práctica y bagaje para desenvolverse cada vez mejor una instancia tan estresante como una entrevista laboral y más en un idioma que en principio no manejaban con soltura. Todo eso, potenciado por la necesidad de encontrar una fuente de sustento en poco tiempo, debido a que sus ahorros eran escasos.

Londres Sofía Auer.jpg

Meses después de trabajar como repositor de un supermercado, Francisco pudo dar con lo suyo en la empresa MPC (Moving Picture Company) de efectos visuales. Entre los proyectos con los que colaboró como editor, se encuentra la última versión de El Rey León, The Mandalorian y Clifford, The Big Red Dog.

"Yo estuve trabajando un tiempo en Zara Home. Me tuve que operar de un quiste en el 2019, así que estuve con la cabeza muy metida en ese tema. Eso también fue una situación estresante. No conocía el sistema de salud y no tenía apoyo de nada. La salud es pública, pero tenés que registrarte y todo es muy lento. Los turnos te lo dan con mucho tiempo y te atienden si tenés algo realmente importante. No es como en Argentina que también te podés hacer chequeos. Los chequeos te los tenés que hacer de manera privada y es carísimo", advirtió.

Tras pasar ese mal trago, Sofía encontró trabajo de asistente de producción en One Of Us, compañía en la que aportó a la realización de la ficción de Netflix The Midnight Sky (Cielo de Medianoche) que el año pasado fue nominada al Oscar en la categoría de efectos visuales. Actualmente está trabajando en Fantastic Beasts 3 (Animales Fantásticos 3) de Warner Bros., proyecto que abandonará a principios de octubre para comenzar a desempeñarse como coordinadora de producción en la empresa Framestore.

sofia auer 2.jpg

"A diferencia de los efectos especiales, que se hacen en rodaje, los visuales - también pueden ser un tiro o una explosión- se hacen en computadora, luego del rodaje. En producción, nosotros recibimos tomas del cliente. En el caso de Animales Fantásticos, el cliente es Warner, que hace la película y manda a diferentes estudios tomas filmadas con las pantallas o fondos verde o azul para que se la reemplacen con imágenes, magia y efectos especiales. Nosotros trabajamos en tres secuencias", precisó Sofía y agregó que su tarea consiste en ser el nexo entre el cliente y el trabajo del equipo técnico de la empresa de la que es parte, ya sea para recepcionar requerimientos y colaborar con el cumplimiento de tiempos de trabajo.

"El editor de efectos especiales, que es lo que hace Francisco, es un trabajo muy técnico, no es el editor artístico de la película", aclaró Sofía. "Él, por ejemplo, tiene que chequear la duración y progresión de cada toma. Hace los envíos de las mismas al cliente por un sistema encriptado, además de solucionar problemas técnicos de códigos y formatos", detalló antes de reflexionar sobre las formas de trabajar en Argentina y en Inglaterra.

"En general, cualquiera sea la industria y el área, no noté mucha diferencia. Yo odio la expresión 'primer mundo', en el sentido de que todo funciona mejor. No creo que sea así en cuanto a la predisposición de la gente. La diferencia me parece que está más en la cuestión presupuestaria y más en la industria en la que nosotros estamos trabajando. Hay millones de dólares para pagarle a gente que trabaja de manera muy profesional. Yo creo que si eso existiese en Argentina, también pasaría. No viene por la predisposición de la gente, sino por una cuestión de presupuesto. Acá son muy fordistas. El que hace tal cosa, no hace otra, ni sabe cómo hacerlo. En Argentina, hacés un poco de todo", comparó haciendo referencia al modo de producción en cadena impulsado por Henry Ford a partir de 1908.

Los gigantes - Nqn sofia auer.jpg

Respecto a la vida social, reconoció que no pudieron estrechar demasiados vínculos porque están abocados a conseguir trabajo. Cuando esa situación se estabilizó, la pandemia de coronavirus también afectó el contacto con otras personas, ya sea por las medidas de aislamiento como por el teletrabajo, que al día de hoy Sofía mantiene.

"Conocimos a unos argentinos y nos juntamos con ellos, pero es cierto que la pandemia complicó lo social", manifestó. Aunque están deseosos de visitar Neuquén y reencontrarse con los suyos a fin de año (tras una visita que hicieron en 2017, cuando aún estaban viviendo en Canadá), Sofía y Francisco consideran que aún les queda más experiencias por vivir en Inglaterra, pero no descartan emprender nuevos rumbos.

"A nivel laboral-profesional estamos bien. Seguimos construyendo el camino, aprendiendo muchísimo y contentos con eso. Si es cierto que no nos vemos toda la vida acá. En algún momento nos vamos a ir, pero no tenemos ni idea cuándo. Con la situación del COVID ya no pensamos más. Lo iremos viendo según lo que vayamos sintiendo en el momento", señaló, al tiempo que remarcó que el motor de su búsqueda es el desarrollo de sus carreras dado que disfrutan mucho lo que hacen. De hecho, ese fue el motivo por el cual nunca bajaron los brazos más allá de cualquier adversidad. "Siempre nos mantuvimos firmes en seguir adelante con el plan profesional. También crecés un montón a nivel personal, a ver cosas de otra manera o a valorar otras cosas. Son muchos desafíos que te llevan a conocerte más", ponderó.

-> Decir presente en el Alto Valle a distancia

Más allá del auspicioso presente laboral en Inglaterra, Sofía comenzó a sentir la necesidad de reconectar con las raíces no solo a nivel nacional, sino con la provincia y la región. "Estás películas que hago están buenas, pero de una en particular no tienen nada. Empecé a ver qué estaba pasando a nivel audiovisual en Neuquén y me encontré con que Aymará (Rovera) estaba haciendo el Festival de Cine Independiente Lorenzo Kelly y me sumé al proyecto como coordinadora de producción", dijo en alusión al evento impulsado por la actriz, productora y directora oriunda de Cutral Co, que se desarrollará en forma itinerante el 15, 16 y 17 de octubre en Cipolletti, Neuquén Capital, Plottier y Centenario.

festival.jpeg

"Yo a ella no la conozco personalmente. La tenía como contacto en redes sociales, pero nunca había hablado. Por ahora la conozco por videollamada. Me puse en contacto por mail a principio de año para felicitarla por todo el trabajo que está haciendo y ofrecí colaborar con el festival a distancia. Quería colaborar de alguna forma con mi ciudad, mi provincia. Después de todo mi recorrido, las raíces siguen estando. Siempre me identifiqué con la barda, la sequedad, el río. Soy parte de eso, mi familia está allá, además", subrayó. "Lo que más extraño es el abrazo y juntarme con amigos y familia a tomar mate en la naturaleza, el río, la barda. Si todo sale bien, estaremos yendo para las fiestas", concluyó.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.5555555555556% Me interesa
81.25% Me gusta
6.9444444444444% Me da igual
2.7777777777778% Me aburre
3.4722222222222% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario