LMNeuquen alumnos

De vivir con sus alumnos en Los Guañacos al "susto" por un caso sospechoso

La directora de la Escuela 262 contó cómo es educar en la zona rural en plena pandemia y describió cuándo tuvieron que aislar a los docentes por un contacto.

Miriam Aliaga vive hace ocho años, literalmente, en el colegio. Duerme, come, ordena y dirige la Escuela 262 de Los Guañacos que se encuentra en una zona rural a 26 kilómetros de Andacollo. “Somos el pilar fundamental para estos chicos que están alejados de todo”, describió y apuntó que “convivir con los alumnos ” es lo mejor que le pudo pasar.

A los 30 comenzó como directora interina de las distintas escuelas rurales y 8 años más tarde se estableció en la actual. Ahora, a las 46, se le quiebra la voz de emoción al decir que dedicó su vida a la docencia.

Dejó atrás su hogar en donde viven sus hijos en Zapala. “Ahí solo voy cuando estoy de vacaciones”, aseguró y cree que la pandemia potenciará el “valor de las simples cosas”: “Quiero que esto termine para volver a ver y abrazar a mis alumnos”.

Recordó que el coronavirus le trajo “uno de los sustos más grandes” de su vida, cuando los estudiantes y casi todo el cuerpo docente se tuvo que aislar por un caso sospechoso.

Escuela alumnos maestra (1).jpg
La Escuela 262 de Los Guañacos.

La Escuela 262 de Los Guañacos.

Convivir con los alumnos

Por cuestiones personales de salud, Miriam prefirió hacer la cuarentena en Zapala. Ella vive la mayor parte del año en el albergue de la escuela, en donde da apoyo a aquellos docentes encargados de quedarse a cuidar a los chicos que, por distancia geográfica o falta de recursos, deben dormir en la institución. “La situación en estas zonas fue mejorando para muchas familias, ya que ahora cada vez más tienen vehículos y pueden llevar y traer a los chicos”, explicó.

Este 2020 solo iban a tener dos alumnos y “la dinámica iba a ser la misma”. La jornada escolar va de 9 a 17 y luego, con los que se quedan, hay “cientos de actividades”. “Hacemos talleres de juego, generamos espacio para que hagan la tarea, hacemos excursiones al supermercado y le enseñamos el valor de la moneda, a cocinar y las distintas actividades diarias”, describió.

Miriam aseguró que se siente parte de una gran familia. “Cada chico que duerme en el albergue es casi un hijo. Acá pasamos más tiempo que en nuestra casa, el niño habla más conmigo que con su mamá y se generan vínculos muy lindos y cercanos, aunque siempre intentamos dejar en claro nuestro rol docente en la sociedad”, explicó.

Escuela alumnos maestra (3).jpeg

Si bien es una escuela de nivel inicial y primario, el albergue solo recibe a niños a partir de los 6 años. “Muchos entran a vivir con nosotros en el primer año y a los 12, cuando se egresan, lo siento como la partida de un hijo que se va a otra ciudad… porque seguimos teniendo vínculos, pero nada es igual”, describió.

Cuando la palabra coronavirus comenzó a sonar en marzo, Miriam y el resto del equipo se habían puesto a trabajar y a hacer actividades. “Ya se venía escuchando y nosotros nos intentamos adaptar y anticipar”, describió y aseguró que miraron los cuadernillos educativos que preparó Nación para todos los sistemas escolares, pero su realidad “es muy distinta”.

“Los contenidos de esos libros son los mismos, pero los ejemplos cambian mucho. Acá tenemos que tomar los ejemplos que le tocan de cerca a nuestros alumnos, no podemos seguir educando como si estuviéramos en Buenos Aires”, criticó.

Escuela alumnos maestra (2).jpeg
Caravana en el Día de las Infancias.

Caravana en el Día de las Infancias.

Movilizar a la localidad

Al declararse el cierre de las escuelas, los distintos agentes de la Comisión de Fomento de Los Guañacos se encargaron de repartir las actividades. “Pensamos en que sean tareas con resoluciones en la casa, para que se hagan en familia y se trabaje con el entorno de cada uno”, describió la directora.

Docentes Maestras Comisión de Fomento los guañacos.jpg

Además, el profe de educación física armó una coreo que los chicos deberían aprender y también se pidió que cada uno arme un retazo de tela y ponga una frase representativa de la pandemia. “Así, cuando pase todo esto, tendremos una bandera y una coreo para poder demostrar que vencimos el coronavirus”, contó Miriam aunque hace algunas semanas se asustó mucho y todo su trabajo se puso en jaque.

Escuela alumnos maestra (9).jpeg
La travesía de llevar la tarea en pleno invierno.

La travesía de llevar la tarea en pleno invierno.

Escuela alumnos maestra (8).jpeg

Entrega de regalos: una posibilidad para el COVID

La dinámica en los primeros días de agosto había cambiado a partir de las flexibilizaciones que se habían dado en el norte neuquino al no presentar casos confirmados. Es por eso que esta escuela se empezó a hacer cargo de llevar cada una de las tareas a los domicilios de sus alumnos. “La situación de COVID parecía controlada y sabíamos que había riesgo, pero nos parecía que con cuidado y para no abusar del trabajo de la Comisión, podíamos repartir nosotros las cosas”, apuntó Miriam.

El miércoles 19 de agosto salieron a festejar el día de las infancias. “Fuimos a de casa en casa en caravana, con globos y distintas actividades”, contó la directora y agregó que se dividieron los seis docentes en tres autos: “Manteniendo siempre los protocolos de distanciamiento”.

Escuela alumnos maestra (10).jpeg

Si bien Miriam aseguró que la jornada fue hermosa y que volvieron a “sentir el calor y el amor de los chicos”, un día después se confirmó un positivo en Las Ovejas. “Ese jueves 19 nos llama una de las profes que fue a repartir con nosotros y avisó que estaba aislada por ser un caso sospechoso y que la habían hisopado”, describió Miriam y contó que se asustaron mucho porque “estuvieron en la casa de todos los alumnos”.

La directora aseguró que fueron “días duros” porque los docentes estuvieron encerrados, en primera medida, a la espera del resultado. Por su parte, los padres fueron notificados de esto y “se los invitó a que también se guarden por las dudas”.

Escuela alumnos maestra (7).jpeg
Maestras organizando el envío para los alumnos.

Maestras organizando el envío para los alumnos.

El resultado llegó el sábado y dio negativo, pero era “dudoso”. Le hicieron otro hisopado a la mujer. “Tuvimos que esperar hasta el martes recién en la noche, casi una semana después para enterarnos de que esta docente había dado también negativo al segundo hisopado, pero fue terrible”, describió Miriam, con el miedo de que, por medio de la escuela, se pudiera armar una cadena de contagios.

“Por suerte en todo momento recibimos el apoyo de las familias, pero siento que el martes por la noche volvimos a celebrar todos. Fue una alegría inmensa, estábamos todos muy angustiados”, contó.

Escuela alumnos maestra (4).jpeg

La Policía reparte educación

A partir de este evento, “sin final trágico”, la Policía de Andacollo se encarga de repartir las tareas. Le lleva a cada uno de los niños una bolsa con actividades y distintos tipos de material que envia la Escuela 262.

Con los móviles y en los patrullajes que hacen de rutina conectan a los docentes con los alumnos. Al parecer, este método es más seguro, “aunque no se sabe dónde está el virus”.

“Aparentemente el virus entró por un camionero que estuvo en Los Guañacos días antes de que nosotros saliéramos a repartir, entonces lo que vimos es la necesidad de concientizar a nuestros alumnos porque hay muchos que no respetan las medidas de seguridad”, describió Miriam.

Escuela alumnos maestra (6).jpeg
Miriam junto con uno de los docentes.

Miriam junto con uno de los docentes.

La bolsa con actividades que llegará este mes de septiembre contará con un barbijo diseñado para cada uno de los chicos para “buscar que los chicos aprendan” que deben usarlo cada vez que salen de su domicilio.

A la espera de que la pandemia “esté controlada” y se pueda volver a las clases, Miriam cree que los alumnos también están aprendiendo en estas situaciones. El apoyo del sistema educativo, “presente a pesar de todo”, sigue siendo fundamental para esta sociedad.

Miriam confía en que la educación es el camino para tener una "mejor sociedad" y apuesta a que el esfuerzo que hace junto a todo su cuerpo docente "se refleje en los niños que se egresan", algo que esta pandemia no podrá cambiar.

Lo más leído

¿Qué te pareció esta noticia?

5.1282051282051% Me interesa
88.888888888889% Me gusta
1.7094017094017% Me da igual
3.4188034188034% Me aburre
0.85470085470085% Me indigna

Dejá tu comentario