El clima en Neuquén

icon
12° Temp
53% Hum

Debajo de los puentes

Los mapuches lograron robar 50 caballos del Ejército además de armas y municiones.

Es uno de los últimos tramos del río Neuquén hasta llegar a la Confluencia. El paisaje regala frescura y naturaleza, pese al bullicio urbano y el intenso tránsito de vehículos que pasan por el lugar.

Es un lugar tranquilo, apacible, aunque un 16 de enero de 1882 fue el escenario de una de las batallas más sangrientas que hubo en la región.

Hace 140 años, debajo de los puentes carreteros que unen Neuquén con Cipolletti tuvo lugar el asalto al Fortín Primera División.

Un millar de guerreros de las tribus de Namuncurá, Reuquecurá y Ñancucheo, con la colaboración de aborígenes neuquinos y araucanos de Chile, atacaron la construcción de piedra, adobes y madera que el Ejército había construido en la zona de los vados, sobre la costa rionegrina, en el marco de la denominada Conquista del Desierto.

El ataque fue brutal y duró varias horas, según testimonios de los sobrevivientes que terminaron recopilados en “Fortines del Desierto”, un libro escrito por el historiador Mario Raone.

Fueron varias avanzadas que dejaron un saldo de 37 muertos y decenas de heridos y que terminaron cuando los guerreros se retiraron debido a la caída de su cacique y cuando el grupo de militares estaba prácticamente al borde de la rendición por la cantidad de bajas sufridas y las pocas municiones que les quedaban.

De aquel fortín ya no queda nada. Una réplica similar se levantó en la década del 60, pero en el ingreso a Cipolletti. En ese lugar todavía está.

Debajo de los puentes solo quedan los paisajes y la historia poco conocida que cada tanto se reflota en una efeméride cada vez que llega un 16 de enero.

Lo más leído