Dedo o PASO: un lobby sin fin

En estos días se sabrá si Martínez o Parrilli irán a internas en el PJ o vendrá el "dedazo". Buscan ser senadores.

El dilema está abierto. El PJ neuquino intenta instalar dos versiones de lo que puede pasar en estos días: o que alguien designe a dedo a los candidatos y candidatas neuquinos a senadores y diputados que acompañen la Fernández-Fernández o, por el contrario, que haya internas en las PASO. Precisamente, estas elecciones son la encuesta perfecta para los comicios generales. Pero también, un hueco tramposo donde distintos partidos puedan hacer su juego para subir o bajar enemigos.

La campaña está echada y tiene dos sectores bien diferenciados: Darío Martínez, presidente del PJ neuquino, y Oscar Parrilli, mano derecha de los Kirchner durante 12 años y también ex jefe de la ex SIDE. Esta campaña (que no es más que instalarse internamente) será muy corta.

Te puede interesar...

Tiene fecha de cierre de listas y cada cual echa a rodar cualquier tipo de versiones. “Habrá PASO, vamos a presentarnos y podemos ganarle a Parrilli, dicen desde el sector de Martínez. “Esto está decidido, falta tiempo. Imaginate que si Cristina pudo poner al vicepresidente, cómo no va a poder poner a un senador”, dicen otros por lo bajo.

El PJ neuquino se ha convertido es un escenario donde entre la lealtad y la traición hay una línea muy delgada. Es más, siempre se termina rompiendo. Mientras en 2010 Parrilli le levantaba la mano a Javier Bertoldi para vencer a su rival interno, Sergio Rodríguez, hoy todos parecen haberse soltado la mano. En política, no solo se crece siendo fiel, sino valiente. Más allá de las especulaciones, el peronismo, por la polarización nacional, tiene gran chance de hacer una buena elección legislativa en Neuquén. Salir primero o segundo. Si sale tercero, ya es harina de otro costal. Sería someterse mucho más a la hegemonía del MPN.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído