Derrumbe en obra: un muerto

Ocurrió en el hotel Ritz de Madrid, que está siendo remodelado.

España. Un muerto y al menos 11 trabajadores heridos de diversa consideración es el saldo de un derrumbe parcial registrado en las obras del madrileño hotel Ritz, según fuentes de la Policía Municipal y de Emergencias. Los bomberos rescataron a tres de cuatro personas atrapadas -cuyo estado de salud no trascendió- y seguían trabajando para rescatar a la cuarta, que se encontraba en una zona poco segura y con dificultades de acceso.

Según explicó un vocero de Emergencias, el accidente se debió a la caída de un armazón de madera que arrastró a un andamio desde la sexta a la primera planta. Los equipos de emergencias atendieron a 11 personas, de las cuales cinco fueron dadas de alta, cuatro revisten heridas de carácter menos grave y dos resultaron heridas gravemente: una de ellas se encuentra en estado crítico. Un obrero de origen ucraniano, que se encontraba trabajando en el quinto piso, contó que cuando se produjo el derrumbe sintió “como un trueno y todo se vino abajo de repente”.

El hotel se encuentra en la plaza de la Lealtad, entre la fuente de Neptuno y los museos del Prado y Thyssen-Bornemisza. El grupo San José es el responsable de las obras de reforma dentro del proyecto de mejora del emblemático establecimiento de la capital que promueve la empresa propietaria del hotel, Mandarin Oriental and Olayan Group, y el presupuesto estimado para esta obra es de unos 99 millones de euros. El grupo constructor apenas dijo: “Por el momento no tenemos ninguna información que dar. Se está analizando y viendo qué ha sucedido”.

Operarios de distintas especialidades -electricistas, albañiles, carpinteros- que estaban en distintos sectores en obra, debieron saltar para salvarse. “Como si fuésemos Spiderman”, describió uno de ellos que al momento del derrumbe estaba en pleno trabajo.

“Hemos tenido mucha suerte”

El gallego Víctor se encontraba en una de las últimas plantas cuando la carpintería de madera de la parte izquierda del edificio se vino abajo, y en un efecto dominó arrastró los andamios y toda la fachada. “No hubo tiempo de avisarnos entre nosotros. Todo fue muy rápido. El centenar de trabajadores que estábamos en el Ritz hemos tenido mucha suerte”, puntualizaba Víctor, que lleva un par de meses viviendo en una pensión de Madrid mientras trabaja en el Ritz. La palabra “suerte” se escuchó en varios idiomas en los jardines frente al hotel, donde están empleados trabajadores de distintas nacionalidades.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído