Disfrutando de la historia viva

El mundo disfruta de tres tenistas ejemplares que luchan por ser el más grandes de todos los tiempos.

La temible derecha de Roger Federer llega tarde, extrañamente, y la pelota se va hacia el cielo. Allí debería estar mirando Novak Djokovic, flamante rey de Wimbledon en una final histórica. Pero no. El serbio camina hacia la red en calma, saluda a su rival vencido y recién después desata parte de su felicidad comiendo la mítica hierba londinense. Lo que acaba de hacer en el escenario más emblemático del tenis mundial ya es historia. Una página más. De él, del suizo, de una era que tiene tres exponentes que se potencian y rompen récords mientras definen, quién sabe cuándo, al tenista más importante de todos los tiempos.

“Creo que esos dos tipos probablemente sean una de las mayores razones por las que sigo compitiendo a este nivel. El hecho de que hayan hecho historia me motiva también a mí, me inspira a intentar hacer lo que ellos han hecho, lo que han logrado, e incluso más”, dice Nole tras ganar su 16º Grand Slam. Nadie antes que este trío que completa Rafael Nadal había ganado tanto. Y el serbio apenas está en el tercer escalón del podio, a dos del español y a cuatro de Roger, con la ventaja de la edad (tiene 32, contra los 33 de Rafa y los 38 que cumple el suizo el mes que viene), siendo el N° 1 del mundo.

Te puede interesar...

Los números marcarán, al final, quién llegó más lejos. Los gustos seguirán divididos. La única certeza hoy, hace rato, es que el tenis difícilmente encuentre semejante nivel, durante casi dos décadas encerrado en tres deportistas ejemplares, tan diferentes como letales, tan enfrentados dentro de las canchas como respetables colegas afuera, tan admirables como imperecederos. Mientras luchan por ser el más grande, el mundo disfruta un espectáculo como el de ayer, sabiendo que no será el último show de estos monstruos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído