LMNeuquen Educación

Don Bosco, 205 años de una figura central en la educación

Giovanni Melchiorre Bosco fundó las escuelas salesianas. Aunque no conoció la Patagonia era uno de sus lugares soñados.

Giovanni Melchiorre Bosco, San Juan Bosco o Don Bosco como más se lo conoce, fue canonizado como Santo en 1934. Educador y visionario italiano, dedicó su vida a los jóvenes y a la creación de la Congregación Salesiana, una orden católica educativa con presencia en diversos países.

Nació en I Becchi el 16 de agosto de 1815 y murió el 31 de enero de 1888 en Turín, la Patagonia era un territorio soñado por Don Bosco y aunque nunca lo llegó a visitar fue un objetivo central de su obra fundadora. A 205 años de su nacimiento, su figura siendo central en pedagogía regional.

Te puede interesar...

Hablar de la figura de Don Bosco en la Patagonia es también hacer mención a las vidas de Ceferino Namuncurá, Laura Vicuña y del Padre Zatti, entre otros, y las fascinantes historias y relatos de la aventura que significó concretar un proyecto educativo por estos lados, tan distante de su Italia natal.

María Andrea Nicoletti, historiadora e Investigadora del CONICET en el IIDYPCA (Instituto de investigación sobre diversidad cultural y procesos de cambio) es una de las escritoras que más conoce la historia los salesianos.

- ¿Cómo fue la llegada de los salesianos a la Patagonia?
Los salesianos llegaron a la Argentina en 1875 en un momento en que las condiciones para la llegada de las congregaciones religiosas no era el mejor. Estábamos en pleno estado laico, en un período entre los gobiernos de Avellaneda y Roca, en un trabajoso proceso de la separación de la iglesia y del estado y quizás el menos indicado para el arribo de cualquier orden religiosa.

- ¿Qué a hay de aquello de que Don Bosco soñó con la Patagonia sin llegar a poder conocerla jamás?
Cuando se dice que se decidió enviar una misión salesiana a la Patagonia tenemos que referirnos a los “Sueños de Don Bosco” que son en sí una fuente histórica de muy difícil lectura. Primero porque no tiene una categorización, ya que se trata de sueños o visiones y no se sabe a qué grado de concepción espiritual corresponden, lo que los hace muy difíciles de analizar para los historiadores.
Como investigadora y analizando los relatos de los sueños, descubrí que Don Bosco había hecho una serie de lecturas científicas, históricas y antropológicas de lo que en ese momento se conocía de la Patagonia. Basándose en los trabajos de estudiosos de la época, los recopiló en una memoria a la que llamo “La Patagonia e le Terre Austrilis del Continente Americano” cuya finalidad era convencer a sus superiores eclesiásticos encargados de la tarea evangelizadora de que era necesario llevar la fe católica a estos territorios. Con esa idea científica y no sólo basado en los sueños se fundamentó el envió de aquellos primeros salesianos.

don-bosco-4.jpg

Las misiones en la Patagonia tuvieron la modalidad “volante” es decir, los misioneros se trasladaban a caballo o a pie y llevaban a las distintas poblaciones un altarcito portátil. Los salesianos hicieron sus primeras escuelas en la región en 1880 de la mano del Padre Milanesio en Carmen de Patagones, Choele Choel y Viedma. La actividad evangelizadora se realizó en forma conjunto con las Hermanas de María Auxiliadora.

- ¿Cuándo llegan a asentarse en Neuquén?
Cuando los salesianos llegan a Neuquén, no lo hacen directamente a la Confluencia si no al norte neuquino y a Junín de los Andes donde fundan las primeras capillas y oratorios. La zona cordillerana era la más transitada y la Confluencia fue prácticamente uno de los últimos lugares a los que llegaron.
El colegio Don Bosco fue fundado en el año 1962. En una entrevista que le realicé al Padre Gregui me contó cómo se fundó el Colegio Don Bosco de Neuquén cuando la ciudad ya era diócesis. En 1961 cuando llega Don Jaime de Nevares, Primer Obispo de Neuquén, que era salesiano, lo recibe el Vicario, el Padre Juan Gregui, que tenía la particularidad de ser un gran fundador de colegios, dónde iba fundaba colegios. La mayor parte de los jóvenes de Neuquén tenían hasta entonces que irse a Bahía Blanca a estudiar como internados y a partir de la creación del Colegio pudieron estudiar acá. Posteriormente también abrió el Colegio San José Obrero.

din-bosco.jpg

El Colegio Don Boso

“Las Escuelas Salesianas tienen su origen en la misión de Don Boscobuenos cristianos y honrados ciudadanos’. Siempre nuestra tarea fue más allá de lo pedagógico, sobresalió lo vincular, la escucha, el acompañamiento, fueron pilares que marcaron un estilo de docencia salesiana”, explicaron a LM Neuquén desde el Equipo Directivo y Pastoral del Colegio.

“Nuestro Colegio nació en otro contexto, religiosos dando clases, sólo para varones, en un Neuquén socialmente distinto. Hoy las escuelas salesianas contemplan una realidad amplia y rica, que pretende ser fiel a la misión y al estilo educativo de Don Bosco. En el conjunto de actividades que se ponen en marcha sobresalen los talleres, actividades deportivas, encuentros, convivencias, misión, una pastoral que atraviesa toda nuestra curricula, donde lo principales protagonistas son los y las jóvenes”, agregaron.

En 2016, el Consejo Inspectoría de Argentina Sur, decide que las Obras de Neuquén, integradas por el Colegio San José Obrero y Colegio Don Bosco, se articulen con la Obra de Cipolletti, el Colegio Brentana, conformando la Presencia Salesiana, donde el gran desafío es sostener un estilo de animación y construcción conjunta de distintos campos escuelas-parroquias-grupo juveniles.

“Nuestro presente nos ofrece grandes desafíos y oportunidades. La apertura al trabajo en equipo y colaborativo, con una mirada evangelizadora, con la familia como pilar fundamental en la formación y acompañamiento de la educación integral de los y las niñas del colegio, nos permite caminar juntos en la misión que Don Bosco nos encomendó”, contaron desde el equipo directivo.

Gustavo Edelman, ex alumno y sobrino del creador de radioteatros Jorge Edelman y nieto del primer Gobernador de Neuquén Ángel Edelman, contó que vivió lindos momentos y la figura de Don Bosco la conoció por intermedio del Padre Gregui.

“En ese momento daban clases los curas y muchos de ellos son incluso hoy muy recordados. Íbamos a la escuela hasta los sábados a jugar a la pelota y a participar de todas las actividades deportivas con las que nos convocaban a los jóvenes en ese entonces”, recordó.

don-bosco2.jpg
Gustavo Edelman con el fundador del Colegio Don Bosco Juan Gregui.

Gustavo Edelman con el fundador del Colegio Don Bosco Juan Gregui.

- ¿Cómo era el Padre Gregui?
Era un apasionado, sobre todo cuando contaba la historia de Don Bosco, nosotros después lo acompañamos al Colegio San José Obrero en donde participábamos de la catequesis que convocaba a toda la familia.

-¿A que otros curas recordás?
Al Padre Picardi y al Padre Fito gracias a quién pude entrar al colegio. Hoy un colegio de nuestra ciudad lleva su nombre. También estaban el Padre Pascual que uso sotana hasta su muerte y que siempre anda con caramelos para convidarnos a los chicos aunque primero te preguntaba si te habías portado bien. El Padre Rafael Ruiz y el Padre García al que le decían en forma cariñosa “Garfio” por una herida que tenía en uno de sus dedos. El Padre San Sebastián en fin no quisiera olvidarme de ninguno.

Las historias y las anécdotas continúan, muchas fueron las generaciones neuquinas que pasaron por sus aulas. Podríamos parafrasear a los salesianos cuando dicen que todo empezó con un sueño y que se convirtió en realidad en nuestra región que sigue adelante en el proyecto de vida de quienes inspirados por el legado de Don Bosco hoy como ayer “Educan como una cosa del corazón”.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

7.1428571428571% Me interesa
89.285714285714% Me gusta
1.7857142857143% Me da igual
0% Me aburre
1.7857142857143% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario