Dos mujeres de la Armada italiana, unidas civilmente

La suboficial y oficial comandante dieron el sí ante sus colegas.

Italia. Sus colegas les hicieron el tradicional “arco de espadas”, por el que pasaron por debajo con su uniforme de gala, se besaron y dieron el sí. De esta manera, Rosa María Mogavero y Lorella Cipro, suboficial y oficial comandante de la Marina italiana, fueron unidas civilmente en una ceremonia en la ciudad de La Spezia, donde existe una importante base naval de la Armada italiana. “La Armada es una familia para nosotros, una parte integral de la vida, y me emocionó cómo lo tomaron”, contó Cipro.

“Mis sinceros augurios a Lorella y a Rosy, nuestros dos marinos que han celebrado su unión. Ellas son el ejemplo de una importante evolución cultural en nuestras Fuerzas Armadas y en nuestro país”, expresó la ministra de Defensa italiana Elisabetta Trenta, quien celebró la primera unión civil entre mujeres, cuestión que fue criticada por varios tradicionalistas católicos y por los ultraconservadores, muchos de ellos ligados al régimen populista del ultraderechista Matteo Salvini, ministro del Interior.

Te puede interesar...

Es la primera unión civil (en Italia no hay matrimonio igualitario) entre dos personas del mismo sexo en la Armada. Les hicieron “el arco de espadas

En Italia no existe el matrimonio igualitario debido a la enconada oposición de la Iglesia, pero sí se logró hacer aprobar una ley de uniones civiles que en gran medida compensa la falta de normas para el casamiento entre personas del mismo sexo, la cual existe en la Argentina desde 2010 (el primer país latinoamericano en sancionar el matrimonio igualitario).

“Mis sinceros augurios para Lorella y Rosy. Ellas son el ejemplo de una importante evolución cultural en nuestras Fuerzas Armadas y en nuestro país”. Elisabetta Trenta Ministra de defensa de italia

Muchos amigos y colegas de la Marina celebraron a las “esposas”, tirando mucho arroz y se escucharon voces altas que decían: “Se aman y han coronado un largo sueño”. Rosy, de 33 años, y Lorella, de 28, quienes aparecían emocionadas pero reían de felicidad, contaron: “Desde hace años vivimos juntas y nuestro sueño era casarnos”. La pareja ama a los perros (tiene cinco), por eso Ginebra, una bulldog inglesa que es su favorita, fue la encargada de llevar los anillos nupciales apoyados en el dorso.

La ceremonia se llevó a cabo en el Centro de Arte Moderna y la funcionaria que celebró la ceremonia, Cristina Romani, dijo: “He vivido siempre a contracorriente. Siempre pensé que el amor debe ser respetado en todas sus formas porque amar es el sentimiento más bello que podemos vivir”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído