Drogaban y robaban a los internados en un asilo

En España, una pareja estafó a centenares de abuelos extranjeros.

La muerte de la ciudadana alemana de 101 años, María Babes, en un asilo de ancianos en España, resultó el puntapié inicial para destapar una gigantesca estafa de parte de una pareja (Estrella, cubana; y Markus, alemán) contra montones de abuelos extranjeros a los que supuestamente debían cuidar y, lejos de eso, los mantenían drogados, encerrados y hasta las robaban sus ahorros y pertenencias llegando a juntar, al momento en que la Guardia Civil pudo actuar sobre la pareja, nada menos que 1.800.000 euros.

Esta tremenda historia comenzó con una alerta de la Interpol, procedente de la policía alemana de Frankfurt, que había recibido la denuncia de una alemana residente en Tenerife. Sospechaba de una pareja de cuidadores (Estrella y Markus) que trabajaban en una residencia de ancianos en la ciudad de Tenerife y habían trasladado a Cádiz a una anciana amiga de ella de Alemania. Desde ese momento comenzaron las investigaciones que llevaron a encontrar a esa anciana, María Babes. Y esto fue en el asilo de mayores Novo Sancti Petri de Chiclana, adonde llegó tras pasar por varios hospitales debido a una situación grave de salud, que según los informes médicos estaba a punto de acabar con su vida. Pero cuando fueron a rescatar a María de esa residencia, ya estaba muerta. La Guardia Civil tiene la sospecha de que, incluso, pudo ser asesinada aunque, al no haber autopsia, no hay registro al respecto y ahora no hay nada para hacer: Estrella y Markus cremaron el cuerpo.

Te puede interesar...

A partir de conocer el paradero de María, por efecto dominó fueron rescatadas otros ancianos, como Silvestre (alemán) y Elisabeth (holandesa). La estrategia de la pareja que manejaba este sucio negocio era, a través de un escribano, lograr quedarse con las propiedades que pudiesen estar a nombre de los abuelos. Y esto lo hacían suplantando identidades: si una abuela se moría, usaban el pasaporte de ella y lo ponían en mano de otra. Como a esa edad tan mayor los pasaportes ya no se renuevan, no les resultaba tan complicado lograr la estafa. De hecho, María, a través de dos documentos notariales, les firmó un poder absoluto a sus dos cuidadores y los nombró sus únicos herederos.

Así, repitiendo estos casos, Estrella y Markus se capitalizaron en 1,8 millón de euros, aunque la estafa se cortó con la investigación policial, que puso a la pareja cubano-alemán y también a ese dinero a disposición de la Justicia.

También hay cuatro cómplices presos

La policía, en su investigación, determinó que la pareja tenía 4 cómplices, quienes colaboraban en la logística de las estafas y están presos. A todos se les imputan los cargos de “estafa, falsedad documental, delito continuado de apropiación indebida, maltrato en ámbito familiar, defraudación al Sistema de Seguridad Social Alemán, contra la ordenación del territorio, blanqueo de capitales, desobediencia a agente de la autoridad y alzamiento de bienes”. La Justicia, además pidió datos a Inglaterra, Italia, Alemania y Cuba, donde los acusados tienen cuentas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído