EE.UU.: día clave para los candidatos a la presidencia

Las elecciones primarias ratificarían a Trump por los republicanos y a Clinton por los demócratas.

Estados Unidos.- El largo y complejo proceso de selección de candidatos republicanos y demócratas a la Casa Blanca vivirá hoy una de sus jornadas más importantes con la celebración del denominado "supermartes". Es un día en que más estados realizan sus primarias, con más delegados en juego, y que puede consolidar el camino a la nominación de Donald Trump y Hillary Clinton, según las encuestas.
La crucial jornada de primarias y caucus (asambleas populares) definirá los delegados demócratas en 11 estados (Alabama, Arkansas, Colorado, Georgia, Massachusetts, Minesota, Oklahoma, Tennessee, Texas, Vermont y Virginia), con la ex senadora como favorita, mientras la oposición republicana, con el empresario inmobiliario a la cabeza, lo hará en 12 (los mismos más Alaska).
Los republicanos disputan 661 delegados en comicios en los que Trump, con 82 delegados ya sumados, podría consolidar, si mantiene el ritmo, su camino hacia los 1327 delegados necesarios para ser el candidato presidencial de los comicios que se celebrarán en noviembre y definirán el nuevo anfitrión de la Casa Blanca.

Los sondeos otorgan ventaja al controvertido magnate en todas las contiendas estatales de primarias republicanas, con la sola excepción de Texas (que reparte 155 delegados), donde el senador Ted Cruz es local y se espera que mantenga su dominio.

Si hoy Trump consiguiera entre 240 y 300 delegados, quedarían pocas dudas de que el magnate de los casinos y hoteles se proclame líder de cara a las elecciones, lo que constituiría una gesta impensable, llevada a cabo con su discurso xenófobo y populista.

Hillary pica en punta

En el lado demócrata, que celebra primarias en 11 estados y un territorio de ultramar (Samoa), están en juego 865 delegados de los 2383 necesarios para consagrarse candidato, con Hillary Clinton como favorita para llevarse una gran parte de ellos. Clinton llega impulsada por el abrumador triunfo en el estado de Carolina del Sur, donde se impuso al senador Bernie Sanders con el 73,5% de los votos, frente al 26% de su rival.

La ex secretaria de Estado dijo que su campaña va a tomar una dimensión nacional de cara al "supermartes", aunque, en línea con la cautela de su campaña, aseguró que no da nada por garantizado aún. Ya tiene más de 544 delegados frente a 85 de Sanders, en especial gracias al casi unánime apoyo de los llamados "superdelegados", votos para la convención demócrata de verano que están vinculados al aparato del partido. Pese a que la también ex primera dama no consiguió ventajas muy considerables en las contiendas de Iowa y Nevada, y a que Sanders se impuso en Nuevo Hampshire, la diferencia de delegados es por el momento ampliamente favorable a ella. Sanders contó hoy con un espaldarazo importante dentro del Partido Demócrata, con la dimisión de la vicesecretaria de la formación, la congresista por Hawai Tulsi Gabbard, quien anunció que apoyará al senador autodefinido como "socialista demócrata". Desde mediados de enero, Clinton decidió realizar una férrea defensa del legado del presidente Barak Obama.

Intentan frenarlo, pero no pueden

El avance de Trump se produjo a pesar de que el "establishment", los herederos de la política tradicional conservadora con historial político dentro del partido republicano, se lanzaron en su contra.
Marco Rubio viene intensificado los ataques contra Trump en los últimos días y ayer presentó, junto a Cruz, su declaración de impuestos para invitar al magnate a que haga lo mismo, a sabiendas de que los negocios de Trump, algunos ruinosos, pueden revelar sorpresas.

Ambos precandidatos, en vista de que Trump toma distancia, lo atacan en tándem desde el debate celebrado el jueves pasado.

Cruz aseguró ayer en una entrevista con NBC que Trump oculta una "bomba" en su declaración de impuestos y que es decisión de los votantes juzgar con el historial fiscal del favorito de las encuestas republicanas en la mano. Trump representa el sector más ultraderechista del Partido Republicano, con un discurso que se basa en el rechazo a los inmigrantes.

Le Pen dio su apoyo a Trump

El fundador del Frente Nacional francés, Jean-Marie Le Pen, salió a apoyar al precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, el empresario Donald Trump, un respaldo que se suma al del ex líder del Ku Klux Klan, David Duke. "Si yo fuera estadounidense, votaría por Donald Trump. ¡Que Dios lo proteja!", escribió en su cuenta de Twitter el ex líder del partido ultraderechista que ahora dirige su hija, Marine Le Pen. "No estoy diciendo que estoy de acuerdo con todo lo relacionado con Trump, de hecho no lo he apoyado formalmente," matizó Duke, pero explicó que sí apoya a su candidatura: "Voto por él como una acción estratégica. Espero que Trump haga todo lo que esperamos que va a hacer", según declaraciones reproducidas por el sitio USA Today.

Rápidamente, los contendientes republicanos salieron a manifestarse en contra del polémico apoyo. Cruz escribió en Twitter que es "realmente triste" y señaló que "todos debemos estar de acuerdo, el racismo está mal, KKK es detestable". En tanto, Rubio exclamó: "No podemos ser un partido que designa a alguien que se niega a condenar la supremacía blanca y el Ku Klux Klan".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído