LMNeuquen +salud

El A, B, C, sobre los barbijos y tapabocas

La neumonóloga Natalia Argiz explicó todo lo que hay que saber sobre estos elementos.

Por Silvana Salinas

Tanto los barbijos como los diferentes tapabocas se utilizan para disminuir, en alguna medida, la propagación del virus por personas que están infectadas.

Te puede interesar...

De a poco, conociendo y aprendiendo de la mano de una pandemia que llegó de golpe, para quedarse, nos vamos familiarizando con el uso de las (ahora) populares mascarillas. Pero a menudo se generan dudas sobre su correcta utilización.

La máscara atrapa partículas de virus en el interior, evitando que se transporten al aire. “Aunque no funcionen de manera perfecta podrían colaborar para que la carga viral que se propague sea menor y así proteger a los demás”, explica la neumonóloga neuquina, Natalia Argiz.

El mal uso del barbijo profesional puede tener efectos contraproducentes. Principalmente, la escasez puede generar falta de disponibilidad para las personas que realmente lo necesiten y en las cuales está indicado su uso. Además, el barbijo debe colocarse, usarse, retirarse y descartarse de manera adecuada. No todas las personas conocen estos aspectos y corren el riesgo de no hacerlo correctamente, advierte además.

En medio de tanta y tan abundante información, la especialista intenta arrojar luz, sobre las inquietudes más comunes, con el fin de prevenir.

La Legislatura de Neuquén, junto a LM Neuquén y LU5 AM 600 impulsan una campaña con el fin de informar y prevenir: + Salud.

El uso adecuado y correcto es esencial

El uso de “tapabocas” caseros, los cuales deben tapar la boca y la nariz, protege a las otras personas en lugares públicos porque previene la transmisión de las gotículas que se generan al hablar, toser o estornudar, las cuales pueden contener partículas virales infectivas.

Es fundamental tener en cuenta este aspecto, dado que existe un número importante de personas infectadas con el SARS CoV-2 que son asintomáticas y que pueden igualmente trasmitir el virus, explica Argiz.

Condiciones básicas

Un barbijo casero o tapaboca tiene que cumplir ciertas condiciones: primero que quede cómodo y sea fácil de retirar por los elásticos, para evitar tocarlo o acercar las manos a la cara. Tiene que ajustarse bien y dar una buena respirabilidad. Además debe ser reutilizable para asegurar la disponibilidad.

Los materiales más adecuados para utilizar en tapabocas son la tela de funda de almohada y el algodón 100%.

En particular, la tela de remera de algodón tiene la ventaja de una mejor adaptación a la forma de la cara (i.e., mejor ajuste), el cual es un parámetro importante que influye en la eficiencia del barbijo. En lo posible deben ser realizados con dos o tres capas de tela, recomendándose una capa de tela TNT (tejido no tejido) que es friselina 50-60 g/m2 o Espesor: 0,3 -0,5 mm.

La máscara debe quedar cómoda. El uso de una máscara que no se adapta cómodamente a la cara puede ser contraproducente, haciendo que la gente lo use de manera intermitente cuando se encuentra fuera de su hogar y que se toque con mayor frecuencia la cara.

Debe evitarse el uso de máscaras de tela durante tiempos prolongados, para evitar que se humedezca considerablemente la tela, y de esta manera puede verse reducida su efectividad, detalla la especialista.

Se recomiendan no utilizarlos más de 1 hora y media (90 minutos). Pasado ese tiempo, disminuye significativamente su efectividad, y pasadas las 2 horas ya deja de ser efectivo. Es necesario destacar, que esta pérdida de efectividad a través del tiempo también ocurre en los barbijos quirúrgicos.

Es muy importante tener en cuenta, señala Argiz, que las máscaras de tela deben ser “lavadas y secadas” después de cada uso. Deben tratarse como material contaminado cada vez que llegamos a nuestras casas.

Es importante recordar que los niños menores de 2 años no deben utilizar ningún tipo de barbijo o tapaboca, debido al riego de asfixia.

Es importante el buen uso de estas medidas de barrera contra el virus (uso de tapaboca) pero no dejan de lado las medidas de higiene y distanciamiento como principal forma de evitar la propagación del virus.

Este distanciamiento social mínimo debe ser adaptado a la actividad realizada, para estar fuera del alcance de las gotas de saliva al toser, hablar o estornudar, ya que al movernos, se genera un rastro de aire detrás de nosotros, quedando impregnado de partículas.

Distancias recomendadas:

  • Una persona parada: 1,5 a 2 metros
  • Caminando : 4 a 5 metros
  • Corredores y ciclistas: al menos 10 metros
  • En paralelo 1,5 metros son suficientes. Por lo que se recomienda no caminar, correr, pedalear en fila, sino al lado.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario