El alquiler de boxes desembarcó en Neuquén

Ya hay dos complejos. Es un servicio muy utilizado en EE.UU.

¿Tu departamento es demasiado chico para guardar todas tus cosas? ¿Te vas de viaje y no sabés dónde dejar tus pertenencias? ¿Tenés un negocio online y vivís tropezando con la mercadería almacenada en casa? Con esas preguntas buscan atraer clientes los emprendimientos de self storage o depósitos de alquiler, una servicio cada vez más utilizado para resolver problemas de almacenaje.

En la región ya existen al menos dos complejos de este tipo que cuentan con boxes o jaulas de distintos tamaños y que permiten guardar cualquier tipo de objetos. Gracias a estos espacios, los neuquinos pueden guardar el viejo piano que heredaron de la abuela, un kayak que sólo usan en verano y ya no entra en el garage, o los papeles y la mercadería de su propio negocio que no tiene un depósito fijo.

Te puede interesar...

Leonardo Tamagni, titular de Metrobox, aclaró que la idea surgió hace un par de años tras hacer una serie de viajes a Estados Unidos, donde este servicio está muy impuesto. “Allá hay unos 50 mil complejos, mil por estado”, señaló, y agregó que participó en convenciones americanas especializadas en el negocio para adquirir ideas que mejoren sus prestaciones.

Clientes particulares

Si bien existen empresas que apelan a estos servicios como complementos de sus depósitos, Tamagni aclaró que la mayoría son clientes particulares que quieren liberar espacio en el lavadero o la cochera de sus casas.

También existen personas que recién llegan a trabajar a la ciudad y aún no encontraron un departamento o, por el contrario, aquellos que aceptan un trabajo temporal lejos de Neuquén y dejan sus muebles en los boxes.

“Es mucho más económico dejar los muebles depositados que seguir pagando el alquiler de un departamento vacío”, detalló. Y agregó que al principio fue difícil que los clientes comprendieran el objetivo del servicio. “Con el tiempo, ya saben lo que ofrecemos y es sólo cuestión de comunicar nuestra dirección”, apuntó.

Uno de los complejos está en Plottier y el otro, en el barrio Confluencia de Neuquén. Usan sus páginas web para despejar dudas sobre lo que se puede guardar y lo que está prohibidos, como elementos perecederos, inflamables o peligrosos.

Una de las inquietudes más frecuentes responde a la seguridad con respecto a los bienes que quedan alojados en los boxes. En algunos casos se ofrece un seguro general contra robos e incendios pero, por lo general, se sugiere que los clientes contraten un seguro aparte en base al valor preciso de los objetos que guardan, ya que las empresas desconocen qué tipo de elementos hay en cada lugar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído