El arranque más triste

Violencia en el Gigante. El primer encuentro entre Centenario y Deportivo Rincón en el Federal C tuvo que ser suspendido por incidentes fuera de la cancha. Iban 1 a 1.

Lo que debió ser un lindo espectáculo entre dos grandes de la provincia terminó en disturbios y violencia en el Gigante del Barrio Sarmiento. El primer encuentro entre Centenario y Deportivo Rincón por la zona 8 del Federal C fue suspendido debido a encontronazos entre la hinchada del León y un grupo ajeno al partido. Voló de todo, hubo minutos de mucha angustia y víctimas en las tribunas (la gente que fue a ver un juego y la pasó horrible) y en la cancha (dos equipos armados para hacer ruido y que no pudieron siquiera terminar el partido).
El arranque se dio con total normalidad. Rincón tomó el protagonismo en el ataque, pero Centenario lo sorprendió de contra a los 13 minutos: tras un muy buen centro, Leopoldo Luque bajó la pelota con mucha clase y la envió al ángulo del arco rival. Inatajable para Fievet.
Después, el León no bajó la intensidad. Inda e Ibáñez fueron los más claros en el ataque, pero fallaron en quebrar la buena defensa del local. Cerca del final, el juego pasó a ser más brusco. El equipo de La Colonia se quedó sin dos jugadores clave en pocos minutos. Primero, el autor del gol, Luque, tuvo que dejar la cancha por una lesión en el hombro a los 38. En su lugar entró Agustín Suazo. Luego, Jorge Quidel debió salir asistido tras un fuerte golpe. Pablo Fippo fue el encargado de reemplazarlo.
Ya en la segunda parte, el León se mantuvo en el ataque y Centenario aguantó hasta donde pudo: a los 22 minutos Juan López Carrillo marcó el empate con una excelente jugada de Ibáñez, que le cedió el pase para que la empuje.
Cuando parecía que se ponía interesante, todo se perdió. Un grupo de gente ajena al partido agredió a la hinchada de Rincón, lo que culminó con peleas entre ambos grupos y la Policía. Disparos de balas de goma y piedrazos fueron y vinieron. El público visitante debió ingresar al campo para protegerse de la hecatombe. Luego de algunos minutos la situación se controló, pero el partido no pudo seguir.
"Debía ser un partido lindo para ver. La verdad, es una lástima", soltó el DT de ADC, Cristian Martínez. Olea, técnico del Depo, fue breve: "Me voy con una sensación amarga. Muchas familias vinieron a la cancha y terminamos en esto".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído