El cambio climático amenaza a los patrimonios de Latinoamérica

Seis sitios naturales y culturales de América Latina, considerados Patrimonios de la Humanidad, sufren los embates del calentamiento global.

Seis sitios naturales y culturales de América Latina, considerados Patrimonios de la Humanidad, están siendo amenazados por el cambio climático, según el estudio global "Patrimonio Mundial y Turismo en un clima cambiante", elaborado por Unesco, el Programa Medioambiental de Naciones Unidas (UNEP) y la Unión de Científicos Preocupados (UCS).

Se trata del Puerto de Cartagena (Colombia), la ciudad venezolana de Coro, la isla ecuatoriana de Galápagos, el Parque Nacional Huascarán (Perú), la Reserva de Mata Atlántica del Sureste (Brasil) y la Isla de Pascua (Chile).

"Tenemos que entender, vigilar y abordar mejor en todo el mundo la amenaza del cambio climático sobre los sitios del Patrimonio Mundial", dijo la directora del Centro del Patrimonio Mundial de la Unesco, Mechtild Rössler, según reprodujo Europapress.

Los efectos nefastos del calentamiento global podría incluso hacer que estos sitios pierdan su condición de Patrimonio de la Humanidad y sean expulsados de esa prestigiosa prestigiosa lista, integrada en la actualidad por 1.031 sitios de 163 países, de los cuales 802 son culturales, 197 naturales y 32 mixtos.

"Las conclusiones del informe ponen de relieve que alcanzar el objetivo de limitar el aumento global de la temperatura a un nivel muy por debajo de 2 grados centígrados establecido en el acuerdo de París es de vital importancia para la protección de nuestro patrimonio mundial, para las generaciones actuales y futuras", agregó Rössler.

El puerto de Cartagena posee el conjunto de fortificaciones militares más completo de toda Sudamérica, con su catedral, palacios de estilo andaluz y antiguas residencias; pero un rápido aumento del nivel del mar e inundaciones costeras están poniendo el área en riesgo.

Fundada en 1577, Coro fue una de las primeras ciudades coloniales de América y posee unos 600 edificios históricos enclavados en una de las partes tropicales más sensibles al cambio climático, con un marcado aumento de los fenómenos meteorológicos extremos en los últimos 30 años.

Compuestas por 19 islas de origen volcánico sobre el Pacífico, las Galápagos poseen una reserva marina circundante que es al mismo tiempo un museo y un laboratorio viviente de la evolución; pero el turismo, el crecimiento poblacional, la introducción de especies exóticas e invasoras, y la pesca ilegal son una amenaza para la biodiversidad.

Ubicado en la Cordillera Blanca -la cadena montañosa tropical más alta del mundo-, el parque nacional Huascarán y su particular fauna, se ve amenazado por el derretimiento de los glaciares que expone roca rica en metales tóxicos que afectan a a la calidad del agua y del suelo.

La brasileña mata atlántica es un tesoro de biodiversidad, con cientos de especies que se encuentran en ningún otro lugar en la Tierra, muchos de los cuales se consideran amenazados o en peligro de extinción agudizado por las oscilantes condiciones ambientales, los deslizamientos de tierra y las inundaciones después de las lluvias torrenciales, entre otros fenómenos provocados por el cambio climático.

Según el informe, el impacto del cambio climático en Rapa Nui (nombre indígena de la Isla de Pascua) se proyecta sobre la escasez de agua por la reducción de lluvias, la subida del nivel del mar, las inundaciones y la erosión de la costa en donde se encuentran gran concentración de atracciones arqueológicas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído