El chip temporal, una alternativa a la castración

Dura entre seis meses y un año y actúa a partir de la sexta semana.

La castración quirúrgica normalmente es aconsejable con el sostén de que el perro vive más y de manera más saludable, adopta un comportamiento más tranquilo y además no le causa ningún daño. Incluso, hay situaciones, como en ciertos problemas de salud y un excesivo impulso sexual, en los que la operación es indispensable. También existe la variante temporal o química: un chip de hormonas que inhibe durante seis meses a un año la producción de testosterona y frena la producción de esperma.

El chip subcutáneo tiene el tamaño de un grano de arroz y su efecto empieza a manifestarse a partir de las seis semanas. “Sólo funciona si la causa es la hipersexualidad”, señaló la entrenadora de perros Andrea Buisman. Para determinar si un perro manifiesta este comportamiento compulsivo, sirve observar el modo en que reacciona durante los paseos. Por ejemplo, si el macho está más atento a los olores de las hembras que a otros estímulos, lame excesivamente el suelo y no responde a los llamados del dueño porque está husmeando.

Según la veterinaria Sandra GoerickePesch, si el perro sufre cáncer de testículos no queda más alternativa que una extirpación quirúrgica. Pero en casi todos los demás casos, muchos veterinarios y entrenadores aconsejan probar primero con la solución temporal. Eso sí, el implante actúa igual que la castración quirúrgica, con todos sus efectos secundarios: la alteración del metabolismo, cambios en el comportamiento e incontinencia urinaria.

Efectos secundarios: Como en la operación, el perro puede manifestar cambios metabólicos y en su psiquis.

Beneficios de la operación por Sergio Gómez (veterinario)

Si no deseás que tu mascota se reproduzca, la castración es lo más recomendable, tanto en machos como en hembras. Es un procedimiento relativamente sencillo que se realiza de manera gratuita en los municipios. Al castrar a tu perro, disminuís la probabilidad de que en su vida adulta desarrolle tumores testiculares y de próstata en los machos, y de mama en las hembras castradas antes del tercer celo. A su vez, en las perras también evitás las infecciones de útero, que son muy comunes en perras adultas de cualquier raza. En ambos sexos se previene el contagio de enfermedades de transmisión sexual y las peleas con otros perros (principalmente en los machos), con sus consecuencias clínicas. Además, disminuyen los apareamientos indeseados y, con ello, los animales callejeros.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído