El clima en Neuquén

icon
21° Temp
30% Hum
La Mañana vacuna

El desafío de llevar la vacuna a zonas inhóspitas entre mitos y miedos

Los agentes de la posta sanitaria de la zona de Junín de los Andes viajaron por los parajes para aplicar las dosis. Su importancia en el plan de vacunación provincial.

La campaña de vacunación en Neuquén fue masiva para las grandes ciudades. Estadios, colegios y centros deportivos ocupados para aplicar algunas de las dosis que llegaron a la Provincia, pero en el interior se “vive otra realidad”. Sin grandes filas, en las áreas rurales la aplicación de la dosis se lleva a cabo como hormiga: una a una, en la puerta de los domicilios, en contra del mal clima y venciendo la “campaña antivacuna de los grandes medios”.

Ceferino Muñoz es el coordinador del área rural de la zona de Junín de los Andes y es quien organiza la campaña de vacunación que semana a semana hace cientos de kilómetros “para llegar a todos los vecinos”. Son 16 agentes sanitarios, que se distribuyen entre los parajes y las comunidades mapuches.

Te puede interesar...

Hasta abril pasado, los vecinos se debían acercar hasta los hospitales de cabecera para aplicarse las dosis contra el COVID. “Pero todo cambió cuando empezamos a vacunar con la vacuna china, que es monodosis. Es decir, en cada frasco trae la dosis para una persona”, aclaró Daniela Riffo, coordinadora de Enfermería de la Zona Sanitaria IV.

Desde ese momento, “se dieron cuenta” que era posible llevar cualquiera de los tres tipos de vacuna a la casa de los vecinos. Algunas tenían una complejidad mayor, pero llegaron a las comunidades “más alejadas”.

Vacunación Dosis Ceferino Junini Vacuna (3).jpeg

Para poder hacerlo y vacunar al 94 por ciento de las personas mayores de 65 años fue fundamental el rol de los agentes sanitarios de cada una de las postas sanitarias. Son quienes conocen a cada uno de los pacientes y quienes lograron hacer la inscripción en la página oficial, “ya que hay muchos vecinos que no tienen internet”. También fueron los que confirmaron las enfermedades preexistentes y se convirtieron “en los héroes de esta campaña de vacunación”.

“Es que no solo pudieron sobrepasar las dificultades de conexión, a partir de la gestión conjunta con el Hospital de Junín de los Andes, sino pudieron sortear otras barreras como el clima, la nieve, los caminos en mal estado y la desinformación”, aclaró Ceferino.

Intentó dimensionar esta campaña que se está llevando a cabo, con la aplicación de la Sputnik-V en la comunidad mapuche Lof Linares el jueves pasado. Fueron 58 kilómetros entre el barro y la nieve hasta llegar al paraje, pero “en muchos casos debieron seguir hasta la puerta de los domicilios porque había vecinos que no se podían mover mucho de la casa o era complicado avisarles”.

WhatsApp Video 2021-06-17 at 21.10.03.mp4

“Hoy por hoy los caminos son un poco más llevaderos y se llega rápido a muchos de los parajes. Y en este caso, esos 58 kilómetros había parte de asfalto, pero hay que tener en cuenta que los vehículos 4x4 que tenemos no están en las mejores condiciones. Hay que resaltar el trabajo de los choferes que se la rebancan y le hicieron frente a la nieve que había”, contó.

En el rol de Ceferino, la coordinación es importante y “lleva su tiempo”, ya que en cada una de las misiones que hacen hacia los parajes deben articular muchas áreas del hospital: desde el que maneja, pasando por la alimentación, el depósito y los médicos. Es que cuando salen a vacunar, en la camioneta va un médico general, dos enfermeros, el chofer y el agente de la localidad.

Vacunación Dosis Ceferino Junini Vacuna (5).jpeg

Otra limitación fueron aquellos parajes que no tienen posta sanitaria. El trabajo se hizo “más pesado”, ya que había que ir, preguntar, armar un listado y luego í dar las altas en los turnos de vacunación, para, por último, volver a organizar e ir con las dosis.

La situación “más dura” que pasó Ceferino se relacionó con la “desinformación”. Le “dolió” aquellos vecinos que no quisieron vacunarse, que luego se contagiaron y murieron. “Me tocó llegar a un campo y estaban mirando TN que decían que la Sputnik V es veneno. En vez de ser claros y concisos en un mensaje, dijeron eso y no saben cómo impacta eso en nuestros vecinos”, relató.

Vacunación Dosis Ceferino Junini Vacuna (8).jpeg

En estos lugares, tan alejados, uno de los medios de información más consumidos es la televisión a partir del servicio satelital, DirecTV. Hay muchas zonas que no tienen internet ni red móvil, pero sí pueden ver televisión.

La contracara fue que muchos decidieron vacunarse, a partir de las consecuencias que le generó el virus. Es decir, un familiar suyo murió, se contagio o murió en la primera ola, e igual en la segunda, y vieron en la vacuna un seguro de vida para no pasarla tan mal o para poder contarla”, explicó. Y esa seguridad también hizo que muchos vecinos de las comunidades mapuches “confíen en las vacunas", por los “buenos resultados ”que dio, más allá de “las creencias religiosas”.

Vacunación Dosis Ceferino Junini Vacuna (1).jpeg

---> “Todas las vacunas llegaron”

Riffo aseguró que en la zona rural se aplicaron los tres tipos de vacunas que llegaron a la Provincia. “La semana pasada había solo Sputnik V y pidieron al hospital una heladera portátil, que se enchufa a la camioneta y la aplicaron en una zona montañosa, nevada, que hacían unos trece grados bajo cero”, relató.

Por su parte, cuando aplicaron la AstraZeneca debieron juntar doce personas para aplicarla en el momento. “Si bien los frascos vienen para diez personas, siempre trae un remanente, y se aplicó sin perder nada de los componentes”, aclaró Riffo.

Vacunación Dosis Ceferino Junini Vacuna (7).jpeg

Para Ceferino, la zona rural siempre estuvo “relegada” y el trabajo de vacunación contra el COVID “no es tan distinto” al que aplican hace décadas antes de esta pandemia. Los insumos siempre faltan, la comunicación por ahí no es la mejor, pero los agentes sanitarios siempre están poniendo el cuerpo a cualquier hora y ante cualquier patología.

“Lo mejor de todo este plan de vacunación es que me genera orgullo pertenecer a este grupo de trabajo que está salvando vidas”, aseguró. Dicen que Dios está en todos lados, pero atiende en Buenos Aires. “Eso pasa y es lógico, pero creo que gracias al trabajo de los 16 agentes sanitarios, a dios lo estamos haciendo viajar por nuestros parajes”, concluyó Ceferino.

Vacunación Dosis Ceferino Junini Vacuna (2).jpeg

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

3.6144578313253% Me interesa
77.10843373494% Me gusta
0% Me da igual
8.433734939759% Me aburre
10.843373493976% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario