El clima en Neuquén

icon
Temp
63% Hum
La Mañana Comida

El ingeniero que vino por el petróleo y hoy la rompe con su restó de comida venezolana

David Quintero extrañaba los platos de su país y, alentado por sus compañeros de trabajo, puso un local en pleno centro neuquino con su familia. 

La comida venezolana está pegando fuerte en Neuquén. Sin dudas la inmigración alentada por las oportunidades en la industria del petróleo y la crisis que vive ese país, abrió una puerta gastronómica que llegó para quedarse. Y el caso de Aripo Sabor Venezolano no es excepción. De hecho, el emprendimiento familiar encabezado por el ingeniero David Quintero fue uno de los que fueron marcando el camino.

Detrás de los tequeños, arepas, patacones, cachapas, hamburguesas, empanadas y postres que se ofrecen en el pequeño restó, inaugurado hace dos años en Boulevard 25 de Mayo 84, hay una historia de desarraigo, añoranza y mucho esfuerzo. "Yo vine inicialmente a Neuquén en 2015 para trabajar en una empresa petrolera. Estaba solo, trabajaba por rotación. Extrañaba demasiado la comida. En mis viajes yo me traía harina en la maleta y cuando estaba en el campo trabajando le cocinaba arepas a los muchachos. Siempre me decían que era una buena idea tener un negocio que venda eso en la ciudad. Recién hace tres años traje a mi esposa. Luego fueron llegando más integrantes de la familia y vimos la necesidad o la falta que hacía de otras opciones gastronómicas en Neuquén", contó David.

Te puede interesar...

Aunque no tenían experiencia en el rubro, tanto él como Enilena Montero -su pareja, que es enfermera-, se animaron a invertir sus ahorros para abrir el juego para instalar los sabores típicos de su país. "Armamos un equipo. Éramos dos matrimonios: mi esposa y yo, su primo -que es mecánico-, su esposa y un amigo mío amigo de Buenos Aires que estudió cocina. Sabíamos que iba a gustar mucho porque ya habíamos tanteado con amigos que quedaban encantado con las cenas que hacíamos", resumió. Y así arrancaron, diferenciándose de otras propuestas que funcionaban con delivery pero no con un espacio físico para poder disfrutarlas.

ON - ARIPO (7).jpg

"Al principio teníamos solo una neverita, se nos acababa la comida muy rápido. Así que tuvimos que ir incrementando la producción. Luego empezó a llegar más familia de Venezuela que nos fue ayudando y así fue creciendo el equipo de trabajo. Pero fue con dificultad. No sabíamos si iba a tener tanta efectividad. Además había cosas que nosotros no hacíamos, sino que los comprábamos hechas", recordó sobre los inicios que tuvieron un segundo capítulo con los escollos que trajo la pandemia de coronavirus.

"Apenas nos estábamos empezando a recuperar de la inversión, tuvimos que cerrar un tiempo y seguir pagando todo. A pesar de todo eso, nos mantuvimos a flote con mucho sacrificio", señaló sobre la etapa en la que primó el delivery, modalidad que mantiene con éxito pero de la cual reniega un poco, dado que considera que no hay nada mejor que degustar sus recetas in situ, con la temperatura óptima y un emplatado impecable. No obstante, celebró que el negocio siga funcionando muy bien "y que nos sigan reconociendo". De eso nos damos cuenta por las puntuaciones en Google Maps, Instagram y Pedidos Ya", indicó.

ON - ARIPO (11).jpg

"Tenemos familias que les encanta y dicen 'viernes de Aripo' y van todos los viernes", destacó a la hora de hablar de la recepción que tiene el emprendimiento, al tiempo que advirtió que sus clientes fueron cambiando. "Inicialmente la mayoría eran venezolanos en un 80 por ciento. A medida que pasó el tiempo, el argentino que fue acercando cada vez más por curiosidad. Probaba las arepas, decía 'esto está muy bueno' y regresaba a los dos días con otra persona y probaba otro plato. Así fue creciendo. Ahora creo que la relación es opuesta: un 70% argentinos y un 30% venezolanos", estimó David.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCQ9nOf_Hor2%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAJ8wsm7GdDMesOZBXIRhpSJxETvTZBdBVErB7XvgmZBvKjQ074cNqaHZAkFCk1KWLSAAEOalCK4iCouuSOB82FtBNXK0gObkRKrZCaLhqodKpI9iMXqa0hX3r2laef2MAZB4AUqzC7cPOZCGnYz05ZCzbcjBkAiN16Y7ZCJtZAHJkJ

Más allá del furor por los tequeños de queso y de Nutella que salen como pan caliente, el dueño de Aripo señaló que sus clientes suelen pedir todas las propuestas de su carta, sin mucha preferencia. "Ellos llegan probando las arepas y la entradita mixta, luego van yéndose a un plato más tropical, como un patacón que se hace con plátano frito. A veces les da como miedo porque piensan en una banana frita, pero cuando lo prueban les encantan. También les gusta las cachapas, un plato muy típico. Y como hay varias opciones de cada uno, van saltando de un relleno a otro. Igual las empanadas, que son con harina de maíz. Son diferentes de tamaño y les ha gustado", manifestó.

aripo arepa
Arepa de porotos y queso, directo de la cocina de Aripa

Arepa de porotos y queso, directo de la cocina de Aripa

Con el tiempo, Aripo sumó un local de producción para fabricar tequeños porque no daban abasto. "Ahora estamos trabajando para poder vender el tequeño como producto congelado. Hace unos días me dieron la habilitación de bromatología. Así que estamos casi listos. La intención es distribuir el producto en comercios y supermercados", dijo antes de compartir sus planes de abrir un segundo local en el oeste neuquino "para poder cubrir la demanda".

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCQjzQJwHNxk%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAJ8wsm7GdDMesOZBXIRhpSJxETvTZBdBVErB7XvgmZBvKjQ074cNqaHZAkFCk1KWLSAAEOalCK4iCouuSOB82FtBNXK0gObkRKrZCaLhqodKpI9iMXqa0hX3r2laef2MAZB4AUqzC7cPOZCGnYz05ZCzbcjBkAiN16Y7ZCJtZAHJkJ

Además tiene el deseo de expandirse por otras localidades y provincias con el sistema de franquicia. "Al ver que nuestra comida gusta y que muy pocas marcas venezolanas se ven en el país, sabemos que podemos seguir creciendo", sostuvo convencido de que su producto aún no tiene techo, más allá de la competencia.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCMxwnmhHyZo%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAJ8wsm7GdDMesOZBXIRhpSJxETvTZBdBVErB7XvgmZBvKjQ074cNqaHZAkFCk1KWLSAAEOalCK4iCouuSOB82FtBNXK0gObkRKrZCaLhqodKpI9iMXqa0hX3r2laef2MAZB4AUqzC7cPOZCGnYz05ZCzbcjBkAiN16Y7ZCJtZAHJkJ

Competencia amistosa

"Siempre hubo competencia, tenemos muchos paisanos venezolanos que están trabajando desde sus casas también con sus emprendimientos, pero nosotros arrancamos en un lugar para sentarse a comer. En ese momento no había una propuesta así. Y como el local están en el centro tuvo una mayor propaganda por la cantidad de personas que pasan por ahí", valoró David.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCQKHUvIHfnu%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAJ8wsm7GdDMesOZBXIRhpSJxETvTZBdBVErB7XvgmZBvKjQ074cNqaHZAkFCk1KWLSAAEOalCK4iCouuSOB82FtBNXK0gObkRKrZCaLhqodKpI9iMXqa0hX3r2laef2MAZB4AUqzC7cPOZCGnYz05ZCzbcjBkAiN16Y7ZCJtZAHJkJ

"Yo no sé si busco diferenciarme porque, si tengo la oportunidad de ayudar -como compartir algún proveedor- lo hago. Yo me enfoco en mantener la atención cálida en el local que es una de nuestras características", remarcó y añadió que también cuidan mucho la limpieza de sus instalaciones. "A pesar de que los precios siguen aumentando, yo procuro mantener ingredientes de alta calidad. Esa es nuestra estrategia para mantenernos en el frente", sentenció.

ON - ARIPO (3).jpg

Consultado sobre cómo compatibiliza las relaciones personales y laborales con los amigos e integrantes de su familia que son parte de Aripo, el ingeniero contestó: "Es difícil pero tienen sus fortalezas. Como son familiares, no sienten que el negocio les sea ajeno. Sienten que ellos también son parte y le ponen más corazón, trabajan mejor. El ambiente es muy agradable. Esa es una de las cosas que procuramos incentivar en el local y en la fábrica: confianza sin cruzar los límites. Cada cual sabe la función que desempeña".

La Argentina como hogar

Aunque en un primer momento David y su familia tenían intenciones de regresar a Venezuela, esa idea se sigue desinflando ante la situación de crisis que se mantiene ese país y la falta de oportunidades y condiciones de vida óptimas que palpan a la distancia y en cada uno de sus viajes. Además, cada vez se sienten más cómodos en Neuquén donde siempre se sintieron bien recibidos.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCKSEHNPnekz%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAJ8wsm7GdDMesOZBXIRhpSJxETvTZBdBVErB7XvgmZBvKjQ074cNqaHZAkFCk1KWLSAAEOalCK4iCouuSOB82FtBNXK0gObkRKrZCaLhqodKpI9iMXqa0hX3r2laef2MAZB4AUqzC7cPOZCGnYz05ZCzbcjBkAiN16Y7ZCJtZAHJkJ

"Argentina es un país que tiene mucho potencial de crecimiento. Hay un montón de problemas económicos como la inflación, que para nosotros no ajena porque venimos de un país con una hiperinflación. Sin embargo, vemos muchas oportunidades laborales y, como venezolanos, no solo pudimos ayudar, sino trabajar en ellas. El venezolano viene con mucha energía, con muchas ganas de trabajar. Estamos acostumbrados a ganar muy poco en nuestro país. Nuestra familia en Venezuela puede ganas 5 dólares al mes, que nos les alcanza ni para comer", lamentó.

ON - ARIPO (6).jpg

"Aquí, a pesar de la inflación, podemos cubrir nuestras necesidades básicas, sabemos que podemos crecer y entonces nos genera un incentivo", resaltó. "Estamos felices de estar en Neuquén. Nos compensa mucho ver las caras de satisfacción de la gente que va a comer a nuestro local y que el neuquino nos reciba con tanta amabilidad. No sabía que iba a ser así al inicio, era algo tan diferente que no sabía qué esperar; pero ha sido más del 100 por ciento óptimo", dijo con gratitud.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCRFT2eznGfb%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAJ8wsm7GdDMesOZBXIRhpSJxETvTZBdBVErB7XvgmZBvKjQ074cNqaHZAkFCk1KWLSAAEOalCK4iCouuSOB82FtBNXK0gObkRKrZCaLhqodKpI9iMXqa0hX3r2laef2MAZB4AUqzC7cPOZCGnYz05ZCzbcjBkAiN16Y7ZCJtZAHJkJ

Entre las cosas que más le gusta del país y la provincia se encuentra la carne y la cordillera. "Creo que nunca había probado una carne tan rica. Nosotros somos personas de playa, pero la cordillera me parece un paraíso. Es increíble lo hermosa que es, la amamos", aseguró. "Lo que sí nos ha costado adaptarnos al frio. Allá no tenemos cuatro estaciones sino solo una, caliente todo el año, así que tuvimos que adaptarnos a la ropa de frío, a las sensaciones, a congelarnos en el invierno y a no salir de al lado de la calefacción. Creo que eso ha sido lo más difícil", reflexionó.

ON - ARIPO (4).jpg

"Con el paso de los años nos vamos adaptando cada vez más. Vemos que la situación en Venezuela no mejora, sino que empeora. Así que creemos que es muy difícil pensar en regresar y exponer a nuestros hijos a una situación en la que sabemos que no van a estar bien", concluyó.

ON - ARIPO (12).jpg

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.7324840764331% Me interesa
80.573248407643% Me gusta
2.5477707006369% Me da igual
2.2292993630573% Me aburre
8.9171974522293% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario