El clima en Neuquén

icon
22° Temp
26% Hum
La Mañana

El jurado popular declaró culpables a los acusados

Lo decidió por 11 votos a 1. La jueza los hizo detener de inmediato.

NEUQUÉN
“Culpable”, dictaminó ayer el primero jurado popular de esta ciudad sobre Daniel Landaeta, el hombre acusado de asesinar de un tiro a Hayda Mariguin Valenzuela en octubre de 2011. “Culpable”, consideró también al joven imputado como partícipe necesario, Denis Cardozo. El veredicto de culpabilidad fue rotundo: 11 votos en contra, uno a favor, secretos en ambos casos. Y fue una estudiante de cine de 22 años quien comunicó la decisión del jurado “en nombre del pueblo”.
En diálogo con LMNeuquén, la joven sostuvo que “fue una decisión difícil porque hay personas en juego”. Tanto si hubiesen sido declararlos culpables como no culpables. “Somos personas y nos conmovemos”, añadió (ver aparte).
El veredicto llegó después de dos horas de deliberación, y desencadenó el llanto de familiares de la víctima. Como habían adelantado en exclusiva a este diario el domingo último, dijeron “confiar en la gente porque tiene sentido común”.
Cuando el tribunal de ciudadanos neuquinos se retiró de la sala, la jueza María Gagliano ordenó la detención inmediata de los dos acusados. Fue a pedido del fiscal Pablo Vignaroli; y los defensores Juan Coto -de Cardozo- y Carlos Vaccaro -de Landaeta- se opusieron.
Es que durante el proceso, ambos gozaron de la libertad. Y aunque tuvieron la posibilidad de retirarse y no volver, luego de que el jurado deliberara dos horas, regresaron a la sala para escuchar su decisión.
Sobre las 15.15, los 12 jurados entraron y se les comunicó el veredicto. Entonces el destino de Landaeta y Cardozo fue otro: la Unidad 11.
La jueza consideró que no podían seguir en libertad hasta que la sentencia esté firme, ya que con ese resultado el riesgo de fuga aumentaba “considerablemente”. Ordenó así la prisión preventiva que le había solicitado el fiscal.
Cuando policías penitenciarios retiraron a los condenados de la sala, Iván Marcelo Mariguin Valenzuela, hermano de la víctima, le gritó a Landaeta: “¡Así te quería ver, asesino!”. Luego expresó que el veredicto lo “alivia”, pero “no devuelve la vida de Hayda”.
Los 12 jurados se retiraron muy emocionados y no se permitió fotografiarlos, para preservar su identidad. Su veredicto llegó después de una deliberación maratónica que comenzó pasadas las 9 y terminó a las 16. Los alegatos fueron clave para que el jurado tomara la decisión. Y también se valieron de instrucciones que, previamente, acordó la jueza con las partes.
El primer alegato fue de Vignaroli: “Yo les voy a demostrar que una prueba se une a la otra y nos lleva a un solo resultado: Landaeta -como autor material- y Cardozo -por ayudar a Landaeta a cometer el hecho al mando de una moto- son culpables”.
Sostuvo que los dos testigos presenciales -Mariguin Valenzuela y su mujer Cecilia Pino- son “creíbles” y que todo lo que dijeron en el debate se “corrobora con la prueba científica” incorporada.
Coto preguntó a los jurados en qué condiciones pudieron reconocerlo, si los cuatro sospechosos iban con cascos cerrados, estaba oscureciendo, pasaron muy rápido y sólo un joven contó que “le había parecido” verlo en una de las dos motos involucradas. Vaccaro sembró dudas sobre el reconocimiento de su defendido y dijo que no era concluyente el informe de ADN.

Testimonio: “No lo viví como una obligación”

“No fue una obligación sino una buena oportunidad de participar como ciudadana”, dijo Victoria, la estudiante de cine en Roca  elegida por el resto del jurado para comunicar el veredicto. “Es importante que participe el pueblo”, apuntó a LMNeuquén.
En representación del tribunal, dijo que al principio tuvieron un poco de miedo, frente a la responsabilidad que tenían como jurados, pero que en todo momento se sintieron “cuidados”.
   Tuvieron tiempo para estar solos y las veces que se reunieron en grupo no hablaron mucho de sus decisiones individuales.
   Contó que no tuvieron dificultades para entender lo que iba pasando en el debate, aunque hubo “confusión y altibajos” cuando litigaban fiscal y defensores.
“Nos daban ganas de preguntar”, contó. Y añadió que el debate se tornó “un poco tedioso” al escuchar a los peritos. Reconoció que hubo momentos de mucha conmoción en el jurado, como la apertura del debate con el testimonio de Iván Mariguin Valenzuela y el cierre del juicio; aunque ella, en particular, tomó distancia de su relato.
   Sostuvo que por respeto evitaron hablar con la familia y estar en contacto con las noticias. Ninguno de los jurados tenía conocimiento en leyes. “Me voy tranquila por haber participado como ciudadana”, concluyó la joven.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario